La Junta de Andalucía ha frenado la desescalada prevista ante la subida de la incidencia acumulada del coronavirus a 7 días y a 14 días, por lo que ha decidido este martes prorrogar otras dos semanas las restricciones actuales, ha informado el consejero de Salud, Jesús Aguirre, este martes tras el comité de expertos.

El Gobierno andaluz argumenta en "el principio de precaución" esta decisión, que supone un freno a la desescalada de tres fases que se anunció hace un mes, ya que se preveía en esta fecha estar en la segunda fase, pero aún se mantendrán las restricciones de la primera etapa.

Aguirre ha afirmado, por medio de una nota de audio remitida a los medios de comunicación, que la decisión adoptada por el Gobierno andaluz, oído el Comité de Expertos, ha sido "mantener, alargar las decisiones que tomamos hace 21 días y esperar dentro de dos semanas para tener otra reunión presencial y esperar a la fase de estabilización".

El consejero de Salud ha apelado al "principio de prudencia" tras alegar que parámetros como la incidencia acumulada a los siete días o las catorce, demuestran "una cadencia clara de subida".

Comparecencia de Jesús Aguirre tras el comité de expertos del 1 de junio L. O.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en aislamiento domiciliario desde el pasado jueves, 27 de mayo, tras dar positivo en Covid-19, ha presidido por vía telemática esta reunión del comité de expertos este martes por la tarde.

Esta reunión del comité de expertos estaba prevista para la semana pasada, si bien se pospuso a ésta por motivos de "prudencia" para ver cómo iban "evolucionando los contagios, las hospitalizaciones y los ingresos", tanto en planta como en unidades de Cuidados Intensivos (UCI), antes de tomar decisiones de cara a una nueva fase de avance de la desescalada, según explicaron el pasado martes el presidente de la Junta en una atención a medios y la Consejería de Salud y Familias en un comunicado.

Ese aplazamiento de la reunión del comité de expertos implicó a su vez una primera prolongación de la duración de la fase 1 del plan de desescalada diseñado por la Junta, que contemplaba un salto a la fase 2, de avance, a partir del pasado 1 de junio, de forma que las medidas en vigor desde el fin del estado de alarma, el 9 de mayo, han continuado vigentes al menos una semana más de lo previsto.

Repunte de la tasa de contagios

La tasa de incidencia acumulada de casos de Covid-19 confirmados por pruebas de diagnóstico de infección activa por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días encadenaba este pasado lunes en Andalucía su cuarta jornada consecutiva de subida hasta situarse en 173,1, cifra 2,4 puntos superior que la registrada el sábado --el domingo no se actualiza el dato por parte de la Consejería de Salud y Familias--, y 6,5 puntos mayor que la registrada hace siete días.

Además, Andalucía sumaba este lunes 1.397 nuevos casos de contagio correspondientes a las últimas 48 horas tras añadir al balance global un total de 1.595 positivos el pasado sábado, 1.497 el viernes, 1.458 el jueves, 1.264 el miércoles y 1.011 el pasado martes.

El número de pacientes con Covid-19 hospitalizados en la comunidad autónoma crecía este pasado lunes en 32 en las últimas 24 horas, hasta 816, que eran 52 menos que siete días antes, mientras que los ingresados en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) bajaron hasta los 203, ocho menos que la víspera y 30 menos que el lunes de la semana anterior.

A preguntas de los periodistas en Granada, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, reconocía este pasado lunes que la comunidad andaluza "no va bien" respecto a la incidencia acumulada de coronavirus, y se inclinaba por mantener una postura "lo más conservadora posible" a la hora de abordar la desescalada.

En esa línea, avanzó que la propuesta que salga "posiblemente" de esta próxima reunión del comité de expertos sea ir "despacio", puesto que "lo importante es salvar vidas" y "no hay por qué correr en la desescalada", agregó.

Desescalada en tres fases

El plan de "transición a la normalidad" diseñado por la Junta tras el fin del estado de alarma contempla tres fases, de las que la primera, de estabilización, entró en vigor el pasado 9 de mayo y debía haber cedido el testigo a la de avance este 1 de junio, si bien la vigencia de la misma se ha alargado al menos una semana más. El Gobierno andaluz tenía previsto iniciar el 21 de junio la tercera fase de la 'desescalada', conocida como de 'normalización'.

En cada fase se van ampliando los horarios de apertura de comercios y hostelería de manera progresiva. Asimismo, los aforos de comercios, bares, restaurantes, transportes y espectáculos públicos dependen del nivel de alerta --del 1 al 4-- que se declare en cada municipio.