El consejero de la Presidencia, Administraciones Públicas e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, reconoció ayer el incremento de la presión asistencial en los hospitales andaluces a causa del incremento de contagios por coronavirus, pero aseguró que «todavía hay margen en la sanidad pública andaluza para pelear contra la quinta ola».

Cuestionado por periodistas por la situación de «colapso» en los hospitales de la provincia de Málaga, Bendodo admitió que se sufre «especialmente» en la Costa del Sol y que el conjunto de la provincia «supone el 40 por ciento de los ingresos hospitalarios de Andalucía».

Durante la inauguración de la obras de conexión del puerto de Estepona, Bendodo también hizo hincapié en la tasa de incidencia del coronavirus (IA) en 14 días, que en Andalucía se sitúa en 541 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en la provincia malagueña alcanza los 840 casos y supera la media de España, «por encima de los 700». «Contra eso tenemos que pelear en los próximos días», dijo el consejero, quien apeló a la «responsabilidad».

Sin embargo, defendió ese «margen» en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) con los datos de ocupación de camas, que en la comunidad autónoma es del 10,9 por ciento, mientras que a nivel nacional supone el 16,5.

Vacunas

Al mismo tiempo, el consejero de la Presidencia insistió en que «la mejor arma para pelear es la vacunación».

Al respecto, Bendodo valoró que en Andalucía se llegue este miércoles a los diez millones de dosis administradas. Actualmente, son 5.530.604 de andaluces que tienen puesta una dosis, el 65 por ciento de la población mayor de 12 años, y con la pauta completa hay 4.784.017 personas, el 56,5 por ciento.

Bendodo recordó también que ya está la abierta la solicitud para vacunarse los jóvenes de 18 y 19 años y que desde este jueves se abrirá la cita a los de 16 y 17. Asimismo, el Gobierno andaluz continuará en agosto con la administración de dosis a mayores de 12 años con le objetivo de comenzar el curso escolar con los alumnos de la ESO y Bachillerato inmunizados.

«Ese es el objetivo del gobierno, y nos gustaría ir más rápido», aseguró el consejero andaluz, pero lamenta la reducción de llegada de vacunas por parte del Gobierno de España a las comunidades autónomas, lo que «impide» acabar con la estrategia de vacunación.