El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, defendió ayer que la decisión sobre la aplicación del ‘pasaporte Covid’ para entrar en locales como establecimientos de hostelería «debería unificarse» entre las comunidades autónomas.

Así lo señaló el vicepresidente andaluz en una entrevista en Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, en la que valoró como «una alternativa positiva» la posibilidad de exigir ese pasaporte o certificado de vacunación para entrar en determinados locales, y defendió que «a nadie le molesta estar mucho más seguro en un establecimiento por el simple hecho de presentar con tu móvil un código QR», pero apostilló que «eso deberíamos valorarlo todas las comunidades autónomas».

«Debería ser algo común, igual que pedir la tarjeta única sanitaria en materia Covid en España y en Europa creo que también tendríamos que hacerlo todas las comunidades autónomas», según abundó Juan Marín antes de incidir en que «seguimos encontrándonos con el mismo problema, que el Gobierno de España le pasa la pelota a las comunidades autónomas, y que cada una decida lo que tenga que decidir».

Frente a ello, Marín defendió que «debería unificarse esa decisión, y al final todos iríamos con nuestra tarjeta, con nuestro pasaporte a cualquier sitio, mientras dure la pandemia». El vicepresidente y consejero de Turismo agregó que «no descarta que muchos establecimientos que tienen posibilidad de hacerlo pudieran restringir la entrada de sus clientes con ese ‘pasaporte Covid’, porque al final están garantizando la seguridad», si bien advirtió de que la Junta, como administración, podría hacer «una recomendación» al respecto para orientar las decisiones de los negocios, pero «en ningún caso como una imposición», porque la administración «no puede imponer el servicio discrecional dentro de un local privado».

En todo caso, Marín insistió en opinar que «sería recomendable» exigir ese certificado Covid en determinados establecimientos, que «no tendría ninguna dificultad y los ciudadanos se encontrarían mucho más seguros».

El vicepresidente andaluz recordó que «la protección 100% no va a existir nunca», pero ha remarcado que la vacuna ante la Covid «te protege en un 95% del virus», y «lo que tenemos que estar es todos vacunados», porque eso «te puede salvar la vida».

Por otro lado, sobre la decisión que adoptó este miércoles el Gobierno andaluz de pedir medidas de restricción de la libertad de movimiento en horario nocturno de 2.00 a 7.00 horas en Marbella y Estepona, y en Montoro (Córdoba), Marín defendió que había que adoptar «algunas decisiones en función de la evolución de contagios».

Razonó que, con los ‘toques de queda’, se busca «intentar reducir al máximo la presencia en la calle», en horas de madrugada, de jóvenes con edades comprendidas principalmente entre los 16 y 29 años, para «controlar esos brotes que están provocando un mayor número de contagios» actualmente, y en esa línea ha opinado que, «dentro de lo malo», la limitación de la movilidad nocturna en municipios de más de 5.000 habitantes con una tasa acumulada de contagios de más de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días es «lo menos malo que se podía decidir en estos momentos».

Ingresos

El vicepresidente comentó que los hospitales andaluces cuentan actualmente con unas 1.100 personas ingresadas con Covid, de las que aproximadamente más de 200 están en unidades de Cuidados Intensivos (UCI). De estos pacientes críticos, «casi el 90% son personas que no han sido vacunadas», según puso de relieve Juan Marín, que aseguró al hilo de ello que la vacuna está sirviendo de «freno a la hospitalización y a la entrada de pacientes en UCI».

Además, indicó que, aunque el dato de ingresados en UCI «preocupa» al Gobierno andaluz, si se compara con otras comunidades autónomas como Cataluña, Andalucía está «muchísimo mejor que otros territorios, y tenemos los medios necesarios para combatir cualquier situación extraordinaria que se pudiera provocar».

Asimismo, Juan Marín señaló que la Junta cuenta con informes de servicios sanitarios que «nos dicen que, aproximadamente dentro de unos 12-14 días, podríamos empezar a reducir el número de contagios, porque se está vacunando a la población diana» que centra ahora mismo los casos positivos, de jóvenes de 18, 20, 25 años de edad, que «en unos 15 días estarán inmunizados al menos con primera dosis».

Por eso, el vicepresidente sostuvo que «hay que ser prudentes» y «estar pendientes de la evolución sanitaria».