El pleno del Parlamento andaluz reclamó ayer medidas urgentes del Gobierno central para abaratar el precio de la electricidad. Esta petición se recogía en sendas iniciativas defendidas por PP-A y Ciudadanos. La iniciativa del PP-A contó con el apoyo de Vox y con el rechazo de PSOE-A y Unidas Podemos, mientras que Ciudadanos (socio en la Junta) se abstuvo en los puntos relativos a las medidas para abaratar el precio de la luz, algunos de los cuales no han salido adelante por no contar con mayoría.

En cambio, la iniciativa de Cs fue aprobada en su totalidad, al contar con los votos de PP-A, PSOE-A y Vox, mientras que Unidas Podemos se ha abstenido.

El PP-A pedía en su iniciativa que la Junta reclamara al Gobierno central que, ante la desproporcionada subida del precio de los suministros energéticos a las familias y empresas, adopte de manera urgente las reformas y medidas necesarias para abaratar la factura de la electricidad a los españoles, en especial con un cambio en la tarifa regulada, sacando los costes no eléctricos de la misma. Una de las medidas que ha salido adelante se refiere a fijar el IVA temporal y prudencialmente en 5,5%, como en países vecinos al nuestro, hasta tanto se acometan las reformas necesarias que abaraten el suministro energético. En cambio, fueron rechazadas medidas como la supresión o reducción drástica del impuesto del 7% sobre el valor de la producción de energía electricidad y del impuesto del 5,11% a la electricidad.

En virtud de la iniciativa de Cs se ha instado a la Junta a que reclame al Gobierno de España que «impulse un Pacto de Estado por la Energía, que conmine a todos los actores políticos a trabajar por la reforma del mercado eléctrico español, y evite soluciones basadas en parches cortoplacistas que no aborden los problemas estructurales del mismo, y que incluya, al menos», una serie de medidas.

Entre esas medidas se reclama la creación de «una Mesa de la Energía en la que estén representados actores políticos, sector energético y sociedad civil, con el objetivo de escuchar todas las voces y estudiar soluciones técnicas y realistas, con perspectiva comparada, para atajar los problemas de nuestro mercado eléctrico».

La presidenta del grupo popular, Loles López, manifestó, en defensa de la iniciativa del PP-A, que esta subida de la luz viene ocurriendo durante todo el año hasta que se ha llegado a unos límites insostenibles que han puesto de manifiesto que, durante muchos meses, el Ejecutivo nacional no ha hecho «absolutamente nada» y ahora quiere poner «el parche».

En defensa de la iniciativa de Cs, el parlamentario Julio Díaz subrayó que, «desde la liberalización del sector eléctrico y, especialmente desde finales del año 2020 hasta la fecha, el precio del mercado mayorista de la electricidad en España está marcando precios desorbitados e inasumibles».

El diputado del PSOE-A Antonio Ramírez de Arellano señaló que «la subida continua de los precios» de la electricidad «se está produciendo en toda Europa», si bien «el Gobierno español está actuando y lo hace antes que otros países».

Por Unidas Podemos Andalucía, su portavoz adjunto, Guzmán Ahumada, reprochó a Cs que «en ningún momento» en su PNL «se ha centrado en lo importante, que es que el precio del recibo de la luz se basa en los costes de energía, las tarifas y los impuestos».

Por último, el portavoz adjunto de Vox, Rodrigo Alonso, expresó el apoyo de su formación, pero acusó al resto de grupos parlamentarios de haberse «plegado al consenso progre de la Agenda 2030 y a la religión climática», lo que «se traduce en que se cierran centrales térmicas» en España dejando a trabajadores en paro, mientras a su vez «se abren en otros países».