La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, informó ayer de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tiene previsto presentar en torno a noviembre una propuesta que pueda «servir de base» para abordar el debate de la reforma del modelo de financiación autonómica.

Calviño, que mantuvo una reunión con el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), en la que se abordó este asunto, defendió en rueda de prensa que ese debate debe abordarse «con gran escucha, empatía y actitud constructiva» por parte de todas las comunidades autónomas. Abogó por plantearlo como «un ejercicio de construir país» y para reforzar la cohesión social y territorial de España, en el que deben participar «todas las comunidades».

Pidió que no haya puntos de partida «basados en la confrontación entre territorios o partidos políticos» porque se trata de «cuestiones transversales» que afectan a todos los españoles, por lo debe afrontarse «con respeto mutuo». Calviño rechazó que haya planteamientos que partan «del victimismo o del no respeto al otro», ya que se debe comprender que es «un tema complejo» en el que no hay «una solución milagrosa».

Por su parte, Moreno, que hoy se reunirá con el presidente de la Generalitat de Valencia, Ximo Puig (PSOE), para abordar una posible alianza en este asunto, explicó que ha expuesto a la vicepresidenta la infrafinanciación de Andalucía y ha apostado por buscar una fórmula «aunque sea a medio o largo plazo».

Fondos Next Generation

El presidente de la Junta de Andalucía trasladó a Nadia Calviño el deseo del gobierno que preside de «participar en la medida de lo posible y lo máximo de lo posible» en los fondos europeos de recuperación tras la pandemia de Covid-19, así como que los proyectos que se beneficien de éstos «toquen todos los palos» de la economía andaluza.

Moreno explicó que entre los asuntos tratados en la reunión con la titular de Asuntos Económicos figuró el de los fondos europeos que «han generado una enorme expectativa» y son «una de las grandes oportunidades y reactivos» que pueden suponer para Andalucía «un elemento para reducir la brecha en términos de convergencia» con las comunidades autónomas «más prósperas», toda vez que «vienen a estimular la economía».

Reivindicó la «cogobernanza» como «probablemente la fórmula más apropiada, razonable y eficaz para ser certeros en que estas ayudas sean lo más eficientes posibles por la capilaridad de la administración autonómica y por la cercanía al terreno que facilita el conocimiento de cuáles son las palancas de producción, económicas, que pueden generar más desarrollo».

El presidente explicó además que habló con Calviño «de algunos de los proyectos prioritarios que hay que seguir definiendo», porque «son muchos los que trasladamos al Gobierno de la nación y los que queremos, y pocos los que tenemos que determinar» para que se financien con esos fondos. Así, citó «los relacionados con la cadena agroalimentaria, inteligente, sostenible; la región tecnológica a la que queremos aspirar, o la medicina personalizada» y apuntó que la Junta va a ir «trabajando» en esa definición de proyectos.

A preguntas de los periodistas, Calviño señaló en relación a estos fondos de recuperación que «estamos hablando de 70.000 millones de inversión pública en estos primeros tres años».

Además, señaló que su visita a San Telmo «responde al deseo de que el presidente» de la Junta «identifique» entre «toda esa lista de proyectos que han recibido de ayuntamientos, empresas, asociaciones, cuáles son los dos o tres más emblemáticos, más estratégicos, que considera que quiere que se desarrollen con el Plan de Recuperación, para que podamos empezar a tener un mapa de todo el territorio español».