Una necesidad que apremia al Gobierno andaluz de PP y Cs, como la negociación del presupuesto de 2022, acaparó el principio y el final de la intervención inicial de Juanma Moreno en el Debate sobre el estado de la comunidad. El presidente andaluz solicitó a la oposición que negocie las cuentas del año próximo "hasta la extenuación, con valentía y sin vetos".

"Estamos dispuestos a negociar sin vetos, hasta la extenuación, con todos los grupos políticos de esta cámara el presupuesto que aporta los recursos necesarios para salir adelante, no será pólvora para fuegos artificiales sino tierra fértil para la reforma que estamos sembrando", añadió. 

Moreno recordó que "el 3 de noviembre se presentará el presupuesto 2022, que es el instrumento de confianza más potente que tenemos". "Andalucía está en marcha, les invito a unirse; hagamos historia", apuntó.

Juanma Moreno aseguró, en un claro toque de atención a otras fuerzas políticas, que "necesitamos la mejor versión de cada uno de nosotros para alcanzar la mejor versión de Andalucía". "Los andaluces nos están mirando y sabe quién es útil y quien no para esta tierra; los andaluces van a tomar buena nota de quien tiene la valentía de anteponer los intereses del ciudadano a los intereses partidistas o cualquier cálculo electoral", incidió.

El presidente andaluz lanzó otro mensaje sobre la estabilidad del Ejecutivo -especialmente dirigido a Vox o al PSOE- y señaló que "queda un año para el final de la legislatura y hay que luchar intensamente para lograr la recuperación económica". "La pandemia nos demostró lo inútil que es la confrontación y estuvimos unidos, no lo olvidemos tan pronto y rememos juntos demostrándole a los andaluces que hemos aprendido que se llega más lejos sumando que restando y cuando somos capaces de superar trincheras ideológicas porque sabemos dialogar y de llegar a acuerdos; mientras más seamos, más lejos llegaremos", reiteró.   

En este punto, Moreno insistió en su llamamiento para sacar adelante los presupuestos: "Les pido señoría que seamos valiente en lo que queda de legislatura, estamos ante la oportunidad de reconstruir lo dañado con un presupuesto que tiene los recursos económicos que nunca se habían puesto; Seamos valientes y apostemos por un futuro mejor para los ocho y medio de personas que viven en esta gran tierra que es Andalucía", dijo al final de su discurso.

En cambio, al comienzo de su intervención se refirió a la gestión de la pandemia y defendió que "se han tomado las decisiones adecuadas para protegernos sin descuidar la economía". "Desde el segundo estado de alarma no se ha producido en Andalucía un cierre total como sí ha sucedido en otras comunidades autónomas; el deterioro y las carencias que arrastraba nuestra sanidad nos exigió reformas en un tiempo récord porque no hubiera soportado la pandemia, tuvimos que levantar en poco tiempo lo que llevaba años cayéndose", apostilló el presidente.

Moreno también sostuvo que "se ha tenido que remar a contracorriente, no solo por la pandemia sino por un reparto injusto de fondos y una infrafinanciación autonómica por parte del Estado y, a pesar de eso, podemos decir que Andalucía avanza".

Además de insistir hasta la saciedad en las inversiones sanitarias realizadas, destacó los logros en materia educativa. "Se sacó un curso difícil adelante y se ha aumentado casi un tercio el presupuesto para educación especial, hemos contribuido a que muchos padres y madres puedan educar más tranquilos a sus hijos; la educación pública debe tenar calidad y también libertad para elegir las plazas en Formación Profesional o el colegio que se quiere para tus hijos", afirmó.

Moreno explicó que "en el Presupuesto de 2022 las políticas de educación aumentarán más de 600 millones, lo que supone un incremento superior al 7% y más de 400 millones serán para infraestructuras". "Con este gobierno, en la educación hay más calidad, más igualdad y más libertad", enfatizó.

El presidente proclamó que "ser un Gobierno sensible implica demostrarlo todos los días". "El cambio ha llegado a la política social, este es un gobierno sensible porque ha destinado 231 millones en empleo para personas con discapacidad y 135 millones para Renta Mínima de Inserción; ser un gobierno sensible es subir un 700% los cursos de formación para desempleados o invertir 60 veces más que en 2018 en los programas del pacto de Estado por la violencia de género", expuso.

En este punto, ensalzó que "no vamos a parar hasta erradicar por completo la violencia machista en nuestra tierra y no vamos a olvidar a ninguna de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas".

Además, anunció "una ayuda extraordinaria de 22 millones a centros residenciales para que puedan soportar los gastos COVIDー19.

Moreno dio a conocer, igualmente, que "Andalucía contará con un nuevo ingreso social, el Ingreso por la Infancia y la Inclusión, para cubrir las necesidades básicas de las familias que más lo necesitan". "Situamos a los menores en el centro de la política social", apuntó.

Moreno se refirió, por otro lado, a la política fiscal: "Bajamos los impuestos en 2019, 2020, 2021 y de nuevo los bajamos para 2022 para situarnos en el top 5 de los territorios fiscalmente más competitivos de España; la reforma fiscal funciona y la nueva Ley de Tributos cedidos beneficia a cada andaluz que tenga una nómina, sea empresario autónomo o pensionista".

El presidente aseveró que "no se puede decir que le bajamos los impuestos a los ricos cuando le bajamos los impuestos a más de cuatro millones de andaluces, ojalá hubiera más personas disfrutando de rentas altas pero somos consciente de que en esta comunidad hay muchas rentas bajas y por eso estamos al lado de estos ciudadanos y hemos puesto 329 millones de euros en sus bolsillos". "No vamos a permitir que se haga ningún menoscabo a nuestra política fiscal, no vamos a permitir ningún paso atrás sobre lo conseguido, mientras yo sea el presidente de los andaluces no se subirán nunca los impuestos y no volveremos al infierno fiscal", prometió.

Moreno admitió que "la vivienda es un problema real en el que este Gobierno trabaja sin descanso, reconocemos que aquí tenemos este problema como en el conjunto de España y en el resto de Europa". "No hay soluciones fáciles a este problema, cuando llegamos al Gobierno me sorprendió que no hubiese programas de viviendas públicas de protección y solo había departamentos que tenían en sus tarjetas de presentación esta materia pero eran incapaces de hacer una sola vivienda", dijo.

El presidente aprovechó el escaparate del debate para airear dos nuevas medidas para la empleabilidad de los jóvenes: ayudas por valor de 100 millones para la contración indefinida de ellos y 120 millones más "para que los jóvenes tengan oportunidades de trabajo y estabilidad en el mercado laboral".

Asimismo, se refirió a "problemas como la factura de la luz, que ha subido un 44%, y el precio de la gasolina, que ha subido más de un 20%". Y, en ese momento, le dio un toque de atención a sus oyentes de la oposición: "No entiendo porque sonríen algunas de sus señorías ahora, cuando no hay motivo para hacerlo".

Igualmente, Moreno propuso "una alianza por la industria en Andalucía para el primer trimestre del año 2022". "En este mes de noviembre tenemos previsto aprobar una nueva línea de ayudas al sector industrial por un importe de 150 millones hasta 2023", anunció.

En otro momento de su discurso, Moreno le reclamó al Gobierno de la nación "reformas, templanza y diálogo para favorecer también a Andalucía".

A su juicio, "la propuesta del Gobierno central para reformar la Política Agraria Común (PAC) es un ataque frontal a nuestros intereses". "Los agricultores y ganaderos andaluces están luchando por su futuro y estaremos a su lado, la lucha del campo andaluz es la lucha de Andalucía", subrayó.

En el mismo tono reivindicativo, denunció que "la distribución efectiva de los fondos europeos de recuperación en Andalucía asciende escasamente a 2.500 millones de euros, de los casi 70.000 millones del plan".

Moreno añadió que "el próximo año nos encontramos con un recorte de recursos del Estado que afecta a la sanidad, la educación y políticas sociales; un recorte de financiación de 2.317 millones es una forma clara y evidente de recorte social".

"Cada día partimos de un déficit de financiación que actúa como un lastre para el bienestar de los andaluces, es de cuatro millones al día y arrastra un déficit acumulado que supera los 10.000 millones". "Es necesario un Fondo Urgente de Compensación", reclamó Juanma Moreno.