La policía nacional ha intervenido 40 kilogramos de marihuana que se encontraban ocultos en matrioskas, también llamadas en español muñecas rusas. Además del delito por tráfico de drogas, uno de los dos involucrados ha sido acusado por falsedad documental, delitos contra la seguridad vial y usurpación de estado civil, al tratar de identificarse ante la policía con una documentación falsa.

El Juzgado de Instrucción Número dos de Baza ha decretado el ingreso en prisión para uno de los responsables, mientras que el segundo de ellos se encuentra en libertad con cargos.

Los investigados pertenecen a un grupo criminal dedicado al tráfico de sustancias estupefacientes asentados en Fuengirola, Baza y Estepa, según la Dirección General de la Policía. Estos disponían de una villa aislada en Estepa que utilizaban a modo de “guardería”, donde almacenaban la droga adquirida para posteriormente proceder a su difusión.

Durante una de las vigilancias, los agentes vieron un coche abandonar el lugar y comenzaron su seguimiento. Transcurridas unas horas y confirmadas sus sospechas, solicitaron apoyo al grupo local de policía judicial de la comisaría de Baza.

La investigación comenzó el pasado mes de septiembre, cuando agentes de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (UDYCO) de Fuengirola descubrieron la existencia de la organización. Según la policía, diversos proveedores de Málaga, Sevilla y Granada abastecían a la red criminal de sustancias que posteriormente serían exportadas por carretera hasta otros países de la Unión Europea.

Además de los 40 kilogramos de marihuana hallados en el interior del coche, la policía ha interceptado una carta de identidad belga falsa, 3.900 euros, dos vehículos y documentación importante para la investigación.