Si el congreso del PP andaluz fuese una obra de teatro, el primer acto habría sido escrito para el vicepresidente andaluz, Juan Marín, y el segundo para la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Sobre ambos, protagonistas totalmente indirectos del cónclave, se han proyectado la mayoría de los focos de la tarde del viernes porque tras un nuevo desencuentro con el aparato nacional de la calle Génova, Juanma Moreno no podía contemplarlos en el prolífico nudo del sábado junto al secretario general del PP, Teodoro García Egea, ni en el desenlace del domingo con Pablo Casado como cabeza de cartel. Como era de esperar, el paso del 'Ayuso tour' por Granada no defraudó. La presidenta madrileña calentó todavía más el enfrentamiento vigente. Ayuso no enterró el hacha de su cruzada contra Casado y García Egea para controlar el partido en su comunidad. Es más, llegó a hacerla presente usando las presiones que Juanma Moreno estaría recibiendo desde Génova para adelantar los comicios andaluces: "Te doy un consejo y este es que vueles libres, Juanma, que tome tus propias decisiones porque siempre has antepuesto el interes de los ciudadanos al tuyo propio, sé que siempre lo has hecho y sé que en el momento en que convoques elecciones los andaluces sabrás que las has convocado".

Díaz Ayuso no se quedó en tales disparos y le pidió que desoiga a quienes le dicen que puede desgastarse si decide agotar la legislatura hasta finales de 2022: "Aquí solo se desgasta quien se comporta como una marioneta, quien no es valiente y no tiene las ideas claras; Juanma, has hecho historia porque has conseguido ser una alternativa real al socialismo que os ponía a la cola de todos los rankings y vas a hacer historia si el socialismo pasa definitivamente a la historia en esta tierra".

En opinión de Díaz Ayuso, "Andalucía ha despegado, está creciendo y nunca ha tenido que meterse con Madrid". "Este es el ejemplo que habéis dado y por eso vamos a competir ambas comunidades conjuntas y vamos a demostrar que España merece las políticas del Partido Popular", recalcó Díaz Ayuso.

El rol de estrella se posó con especial énfasis sobre la figura de Isabel Díaz Ayuso en cuanto hizo acto de presencia junto a otros presidentes autonómicos. La madrileña se llevó uno de los mayores aplausos y la euforia del auditorio se puso a la altura de los gritos de 'presidente, presidente' que recibió Juanma Moreno. Su llegada a Granada era su segunda estación en el mismo día en Andalucía, la tierra que a los ojos de Díaz Ayuso tiene "la oportunidad de mandar al socialismo al baúl de los recuerdos".

Por la mañana, el número 2 del PP en el Gobierno andaluz, Elías Bendodo, le dio la bienvenida a la región en Sevilla, donde ella portagonizó un acto de El Independiente. Una de las fotografías en las que ellos paseaban por el centro de la ciudad del Guadalquivir recordaba lo que tanto el PP andaluz como Ayuso tienen cada uno en su propia batalla contra el aparato de Génova y en su propia comunidad. De hecho, en las imágenes se les veía a Bendodo y Ayuso junto al establecimiento de una cadena de tabernas llamada 'El papelón'.

Por la tarde, el presidente andaluz Juanma Moreno hizo de anfitrión y presentó a Díaz Ayuso como "una mujer valiente". "Isabel está trabajando y no precisamente con la ayuda cómplice del Gobierno de la nación, ella sufre de una manera directa los incomprensibles ataques de Pedro Sánchez a sus políticas liberales", añadió.

Díaz Ayuso aceptó el reto que medio en broma le planteó Moreno y dijo que "si Andalucía supera a Madrid en los indicadores económicos", se alegrará "profundamente porque Andalucía y Madrid son España". La presidenta de Madrid aseguró con contundencia que "del socialismo se sale", como ya apuntó un fin de semana antes en el congreso del PP de Castilla la Mancha, y completó la frase afirmando que "Andalucía tiene la oportunidad de mandarlo al baúl de los recuerdos". "Andalucía hoy está alcanzando a Madrid y para mí es motivo de orgullo", incidió la política madrileña.

Te puede interesar:

Díaz Ayuso también denunció que "en el país no hay nadie al volante, tenemos a un presidente del Gobierno que va de comunión en comunión en Falcon y no le importa si somos uno de los países menos reconocibles del mundo". "No le importa si los agricultores y los ganadores están levantados o el precio de la luz, lo que les importa es el poder y destruir España junto a los independentistas", aseveró la madrileña.     

Díaz Ayuso participó en una mesa redonda de presidentes autonómicos en la que Juanma Moreno se dirigió con términos cariñosos a los presentes: "Hoy soy la envidia de España, porque no todos pueden presumir de presidentes de la talla de Isabel Díaz Ayuso, Alberto Núñez Feijoo (Galicia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla León), Fernando López Miras (Murcia) y Juan Vivas (Ceuta)", apostilló el presidente andaluz cuando ya caía la tarde y Granada estaaba más cerca de dejarse encandilar por esa luna que tanto le debe a las palabras encadenadas por Federico García Lorca.