El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes la primera Estrategia Andaluza para la Lucha contra la Trata de Mujeres y Niñas con fines de explotación sexual, una herramienta jurídica con la que Andalucía contará "por vez primera en su historia para hacer frente a esta grave vulneración de los derechos humanos y para concienciar a la ciudadanía de que la trata de mujeres y niñas las convierte en una mercancía, manteniéndolas en una situación de esclavitud".

Así se pone de relieve en la referencia del Consejo de Gobierno, donde se subraya que esta estrategia, que se aprueba en vísperas de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, comprende cuatro anualidades (2021-2024), prorrogables por un periodo no superior a dos años, y cuenta con un presupuesto de ocho millones de euros, que se financiará con fondos del Pacto de Estado contra la violencia de género y autofinanciada.

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), ha impulsado y elaborado el documento, que ha contado con la participación de más de 40 organismos y entidades, incluidas las once consejerías de la Junta.

Desde el Gobierno andaluz subrayan que la explotación sexual y la trata con fines de explotación sexual son "graves manifestaciones de las violencias contra las mujeres, violaciones de los derechos humanos que afectan a centenares de mujeres y niñas en España y en Andalucía".

La normativa andaluza reconoce como violencia de género dichos actos, circunstancia que no se contempla a nivel estatal, según apostilla la Junta, que sostiene que las mujeres víctimas de trata y explotación sexual presentan, de por sí, "un alto grado de aislamiento social debido a la falta de redes de apoyo familiares o sociales y al desconocimiento de sus derechos y de los recursos del entorno". Esta situación "se agrava" en el caso de las mujeres extranjeras --algunas en situación administrativa irregular-- que desconocen el idioma.

La ONU destaca que un 59% de las víctimas de trata a nivel mundial lo son con fines de explotación sexual, de las que el 94% son mujeres y niñas. A nivel europeo, el informe de Eurostat sobre la trata de seres humanos de 2018 señala que el número de personas que sufren trata asciende a más de 20.000, de las cuales el 65% son víctimas de trata con fines de explotación sexual, siendo las mujeres las principales afectadas al representar un 95% del total.

España, y Andalucía en concreto, es uno de los mayores países de tránsito y destino de trata de personas; las principales víctimas son mujeres de entre 18 a 25 años provenientes de países como Rumanía, Nigeria, China y Bulgaria. El Instituto Nacional de Estadística estima que la prostitución constituye un 0,35% del PIB español y es una "enorme fuente de beneficios que favorece la proliferación de este delito".

Por todo ello, el Gobierno de Andalucía ha considerado necesaria la elaboración de una Estrategia andaluza para la Lucha contra la Trata de Mujeres y Niñas con Fines de Explotación Sexual, que elabora e impulsa la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través del IAM.

La Junta señala que, "a pesar de los avances normativos y sociales, todas las manifestaciones de la violencia de género siguen constituyendo la vulneración más extendida de los derechos humanos en el mundo", y explica que el objetivo de esta iniciativa es "sensibilizar, prevenir, erradicar y minimizar las secuelas de este tipo de violencia que sufren las mujeres y niñas".

Se desarrollará de forma transversal en los ámbitos de investigación, formación, prevención, sensibilización, visibilización, detección e identificación de situaciones de trata, cooperación ycoordinación, así como asistencia, atención y protección de las víctimas.

Cuatro ejes, 54 acciones y 114 indicadores

La Estrategia andaluza para la Lucha contra la Trata de Mujeres y Niñas con Fines de explotación sexual se sustenta en cuatro ejes principales de actuación, que concentran 54 acciones y 114 indicadores.

Así, el eje 1 se centra en la prevención, sensibilización y visibilización, y su objetivo es promover planes, programas y actuaciones orientados a dotar de información veraz a la ciudadanía sobre la realidad de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, haciendo visible la grave vulneración de los derechos humanos que ésta supone y favoreciendo su prevención. Asimismo, busca sensibilizar a la ciudadanía en Andalucía impulsando el conocimiento y una actitud de tolerancia cero contra esta tipología de violencia de género.

El eje 2 hace referencia a la detección, identificación, asistencia y protección integral a las víctimas y persigue promover la detección e identificación correcta y eficaz de las mujeres y niñas víctimas de trata con fines de explotación sexual. Todo ello para posibilitar su protección y asistencia integral, con la participación de las entidades y recursos especializados, además de intensificar los mecanismos de protección integral atendiendo a las necesidades concretas de cada víctima, con especial énfasis en la protección y asistencia a las especialmente vulnerables.

Este punto incluye la creación de un servicio pionero de detección y rescate de víctimas de trata con fines de explotación sexual, que se pondrá en marcha de forma pionera en las provincias de Almería, Jaén y Málaga.

El tercer eje aborda la coordinación y cooperación con los distintos agentes con la finalidad de acentuar la coordinación público-privada a nivel autonómico, "potenciando el papel fundamental de las organizaciones especializadas que ofrecen atención continuada a las mujeres y niñas víctimas de trata con fines de explotación sexual".

Junto a ello, apuesta "por desarrollar mecanismos de coordinación con la participación activa de la sociedad para avanzar en la lucha contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, coordinar a nivel institucional y territorial la relación con organismos e instituciones que elaboren información estadística relativa a la realidad andaluza en esta materia y colaborar con los órganos responsables en la investigación del delito de trata y su persecución a través de la formación en esta materia".

Finalmente, el eje 4 busca desarrollar mecanismos de información, investigación y estudios a fin de realizar un análisis pormenorizado de las causas, modalidades, tendencias y consecuencias de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

Para la elaboración de este documento se ha conformado un grupo de trabajo en la que han participado las consejerías de la Junta, personas expertas en el ámbito jurídico, de la psicología y del trabajo social, así como organizaciones y entidades sin ánimo de lucro que se desarrollan su labor en dicho campo.

Durante todo el proceso han participado más de 40 organismos y entidades. El IAM es el órgano competente de la gestión de esta estrategia, "sin perjuicio de la responsabilidad de cada consejería en la ejecución de las acciones concretas que le correspondan".

Comisión de seguimiento

El Instituto Andaluz de la Mujer creará una comisión de seguimiento de la estrategia en colaboración con representantes de las distintas consejerías y organizaciones de la sociedad civil, así como de otras instituciones y entidades que participen activamente en su ejecución.

Esta comisión realizará una evaluación inicial de la situación de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual de la que partirá la estrategia.

El Gobierno andaluz ha destacado que ha "triplicado" desde 2018 el presupuesto destinado a las subvenciones dirigidas a las entidades sin ánimo de lucro para la atención a las mujeres en riesgo de exclusión social, que incluye las víctimas de trata con fines de explotación sexual, pasando de 1,3 a 4 millones en 2021.