La Junta de Andalucía asume que la tendencia ascendente de la tasa de incidencia acumulada en la región, en 73,3 casos, es "preocupante" aunque aún no lo suficiente como para resultar "alarmante" debido a la moderación de la presión hospitalaria, que se encuentra a un 5% del mayor pico asistencial registrado en la tercera ola.

No obstante, el consejero de Salud Jesús Aguirre ha mostrado su preocupación por la "subida mantenida" de las hospitalizaciones, que alcanzan una ocupación del 1,45% en las camas de agudos y del 2,75% en las de UCI, y ha anunciado que el Comité de Expertos se reunirá finalmente este viernes para estudiar nuevas medidas.

Aguirre ha adelantado ya que la Junta descarta, por ahora, aumentar los niveles de riesgo en la comunidad autónoma -las ocho provincias están en nivel 0 de alerta, de total normalidad-, que son precisamente los umbrales de los que depende la modificación de restricciones como, por ejemplo, la limitación de aforos.

"Ahora no se contempla ningún cambio de nivel en Andalucía. Sí se contempla una medida coercitiva como presentar la documentación de vacunación en determinados eventos, residencias... para salvaguardar la salud de los que están al lado", ha aclarado el titular de Salud.

Por tanto, la apuesta de la Junta de Andalucía para afrontar este arranque de la sexta ola de la pandemia de Covid-19 es la implantación del pasaporte Covid para acceder a determinados espacios, especialmente en interiores.

Por ahora, este certificado se ha pensado para acceder a los locales de ocio nocturno, actividades folclórica-deportivas, eventos culturales hospitales y residencias aunque la Consejería pretende contar con la "permisividad administrativa" que le permita seguir extendiendo este documento a otras actividades "poco a poco" y en función de la evolución de la pandemia, por lo que, quizás, la agenda de planes navideños podría verse afectada.

"Ha venido el frío, empezamos con alta frecuentación, empezamos a tener una vida interior... de ahí que empecemos a proponer una serie de sitios como forma de minimizar el impacto de difusión de la pandemia", ha asegurado Jesús Aguirre.

Aval judicial

El principal obstáculo que debe superar esta medida es el judicial, es decir, debe contar con el beneplácito del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), al que se va a elevar esta petición por segunda vez.

En la primera ocasión, a principios del pasado agosto, este alto tribunal se posicionó en contra al entender que la medida resultaba discriminatoria porque no toda la población contaba entonces con el acceso a la vacuna, una situación que dista frontalmente con el contexto actual, en el que las instituciones instan a los ciudadanos no vacunados a pedir cita para iniciar la pauta.

"Efectivamente, no nos dieron el placet porque no estaba extendida la población de vacunarse al 100% de la población. Yo espero que no haya argumentos por parte del TSJA", ha esgrimido Aguirre quien, aún así, ha vuelto a pedir al Ministerio de Sanidad que coordine la aplicación del pasaporte Covid para evitar la disparidad de criterios entre comunidades, especialmente después de que la justicia del País Vasco lo haya tumbado en esa región porque considera que "imponer la exigencia del pasaporte de modo indiscriminado carece de justificación".

En el caso de que la medida saliera adelante en Andalucía, el titular de Salud ya ha aclarado que su consejería elaborará un documento para los 25.000 andaluces que no están inmunizados debido a que tienen contraindicada la vacuna.

Por otro lado, en cuanto al paquete de medidas que la Comisión de Salud Pública estudia hoy -entre ellas, cerrar el interior de la hostelería a partir de las 23 horas en un territorios en riesgo medio de Covid-19 y con alta presión hospitalaria-, Aguirre ha asegurado que no es de obligado cumplimiento y que, por tanto, Andalucía seguirá su propio plan.