El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, informó ayer de que la comunidad seguirá sin restricciones mientras la incidencia clínica en los hospitales sea baja y no haya que lamentar un incremento de muertes ni ocupaciones en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Moreno, que participó en un encuentro sobre comercio, explicó que en la reunión del comité de expertos del viernes no está previsto poner restricciones, a pesar de que está aumentando «de manera muy intensa» el número de contagios en Andalucía.

Recordó que, con más de un 90 por ciento de la población diana vacunada, la incidencia clínica está siendo menor.

Moreno trasladó un mensaje a los ciudadanos para que no «bajen los brazos» y mantengan las medidas higiénicas y de distancia, ya que está viendo «un nivel de relajamiento muy alto», incluso sin mascarillas en los interiores.

El presidente volvió a pedir a los andaluces que se sigan «tomando en serio» el virus y advirtió a los no vacunados de que «están nominados a ir a una UCI y a poder fallecer» si se contagian.

Además, detalló que en Andalucía el 60 por ciento de las personas infectadas que ingresan en los hospitales no están vacunados, y además cursan la enfermedad de forma más grave.

Por su lado, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, aseguró ayer que con las cifras de hospitalizados y de contagios por la Covid-19 que tiene Andalucía hay una situación «relativamente tranquila» para afrontar las celebraciones navideñas, y confió en que puedan transcurrir del modo más grato posible.

Así contestó el consejero a los periodistas que se interesaron por las celebraciones navideñas multitudinarias como las cabalgatas de Reyes Magos, y del mismo modo descartó que se vayan a tomar medidas restrictivas esta semana, aunque mostró preocupación porque la tasa de incidencia en Andalucía sube, aunque de manera lenta, de forma sostenida.

También señaló que la evolución de la enfermedad en el entorno europeo ofrece «bastante preocupación» por más que Andalucía y Extremadura tengan ahora la menor incidencia de la enfermedad de España y de Europa.

Aguirre dijo que se va a pedir autorización al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para establecer en pasaporte covid en residencias y espacios hospitalarios, como sistema de garantizar que todas las personas que acceden a estos lugares están correctamente vacunadas. Igualmente, abogó por el uso de la mascarilla tanto en interiores como en exteriores, como la principal barrera contra la expansión del coronavirus y animó a ventilar los espacios interiores pese a las bajas temperaturas que se registran en estos días finales del año.

Importante aumento de la presión asistencial notificado ayer en Málaga, que sumó ocho pacientes más en los hospitales de la provincia, uno más en UCI. Ya son 84 hospitalizados, de los que 19 se encuentran en UCI, lo que siguen manteniendo a la provincia como la más afectada por los ingresos derivados de la Covid-19.

A nivel andaluz, hay 266 personas contagiadas hospitalizadas, de las que 50 están en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

En cuanto a los contagios, el informe de la Consejería de Salud y Familias arrojó ayer 148 positivos en Málaga, por detrás de Sevilla, que sumó 152 casos. Por detrás le siguen Córdoba con 132, Cádiz con 128, Huelva con 65, Almería con 59, Jaén con 57 y Granada con 42.

Los casos diarios en Málaga se mantienen por encima del centenar y continúa aumentando la incidencia acumulada, que en la provincia alcanza ya los 89,1 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas. Por delante están Córdoba, con 117,1 casos y Huelva con 106,2. Por detrás, Almería con 87,2; Jaén con 78,7; Sevilla con 62,9; Cádiz con 64 y Granada con 41,1. En la región, ese indicador está ya en 76,8 casos por cada 100.000 habitantes.

Por otro lado, no se registraron nuevos fallecimientos en Málaga, sí a nivel regional, uno localizado en Almería.

Desde que comenzaron las inoculaciones de refuerzo a la población anciana en octubre, en la provincia de Málaga se han administrado 150.052 terceras dosis, de las que 120.162 corresponden a malagueños de más de 70 años.