El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha afirmado este martes que la legislatura "acaba en verano", ya que a partir de agosto la actividad parlamentaria es "muy limitada", y ha señalado que las elecciones autonómicas se celebrarán "entre junio y octubre".

"Pueden ser antes del verano, pero también después del verano; imagine que viene una ola de la pandemia muy dura, lo mismo hay que adelantar o retrasar, todo está abierto", ha admitido en una entrevista en Canal Sur Televisión, en la que ha señalado -ante la insistencia de la pregunta- que junio es un mes que "está muy bien".

No obstante, previamente dijo que no tiene "ningún interés" en adelantar los comicios: "mi fecha sigue siendo noviembre, semana arriba o abajo, pero técnicamente la legislatura acaba en verano".

Al mismo tiempo, ha asegurado que estaría "encantado" de que la oposición apoyara los proyectos normativos en tramitación: "cuanta más gasolina y espacio me dejen para gobernar, mejor".

Sin embargo, se ha mostrado escéptico tras lo sucedido con el proyecto de presupuestos para 2022, que ha considerado "uno de los mayores errores políticos" de Vox, que no ha sabido estar "a la altura" tras haber apoyado los tres presupuestos anteriores.

Se ha mostrado igualmente muy crítico con el PSOE: "hicimos un presupuesto claramente pragmático para que tuvieran cabida Vox y el PSOE, pero desgraciadamente han pensado más en sus siglas, es una noticia que me decepciona muchísimo".

Preguntado si cree de verdad que el PSOE y Vox han hecho una "pinza", ha respondido que estos partidos tienen "coincidencias en términos tácticos y electorales".

"Los dos quieren reventar, erosionar y limitar la acción de este gobierno, hay una confluencia de intereses", ha sentenciado.

En el caso de Vox, el objetivo, según Moreno, es "sorpasar" al PP, le "pierde" su "enorme ansiedad electoral", algo que ha dicho que le recuerda a "una etapa que tuvo Ciudadanos" cuando lideraba esta formación Albert Rivera.

Según el presidente andaluz, el problema es que las decisiones de Vox "se toman a seiscientos kilómetros de Andalucía: es un problema que un tío, desde la calle Lagasca, diga qué tienes que votar".

Ha rechazado, en este sentido, que Vox haya tumbado los presupuestos por el incumplimiento, como alega dicha formación, de los acuerdos suscritos al inicio de la legislatura.

"Llevan seis meses pidiendo un adelanto electoral, tenían ya asignado el no a los presupuestos, es curioso que ahora se hayan dado cuenta de que no hemos cumplido los acuerdos, que sí se han cumplido, pero hay materias que escapan a nuestras competencias", ha justificado.

En cuanto a la nueva propuesta del secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, que ha pedido a Moreno que retire los presupuestos y los "corrija" para poder llegar a un acuerdo, ha dicho que le parece una "tomadura de pelo, que roza el ridículo".

"Esto no puede ser un cachondeo de 'ahora sí, ahora no" ha espetado, tras lo que ha indicado que el PSOE ha "perdido una gran oportunidad de ocupar un espacio central en la política andaluza".

Sobre si estaría dispuesto a explorar un acuerdo de legislatura con el PSOE tras las próximas elecciones, ha dicho que espera que el PP saque una "mayoría suficiente" que le permita gobernar.

"Posiblemente, con pactos puntuales", pero no aspiro a pactar ni con Vox ni con el PSOE", ha asegurado, tras lo que ha sostenido que los dirigentes socialistas andaluces no tienen todavía la "madurez" suficiente para alcanzar un acuerdo con el PP.

Moreno ha hecho también balance al cumplirse esta semana tres años de la celebración de las elecciones andaluzas: "hemos hecho las cosas más o menos satisfactoriamente" teniendo en cuenta que "cualquier análisis tiene que estar vinculado a la pandemia, que ha trastocado todos los planes de la agenda reformista del gobierno".

En cuanto a las expectativas electorales del PP, ha indicado que "no hay nada ganado" y que él comparte la filosofía de "El Cholo" Simeone: "partido a partido".

"Miro con mucho respeto a mis adversarios políticos, especialmente al PSOE, que gobierna en el 60 por ciento de los municipios, es una máquina electoral y sigue teniendo mucha ascendencia sobre muchos sectores"