Lejos de actuar con la misma contundencia que otras comunidades autónomas, Andalucía sigue abonada a cierta permisividad y solo ha reaccionado tímidamente al incremento de los contagios y la presión hospitalaria provocado por la expansión de la cepa Ómicron del coronavirus. Tras la reunión del Comité de Expertos en Málaga, la Junta de Andalucía se encomendará a medidas que, lejos de imponer grandes restricciones, abogan por el continuismo. Así, el Comité de Alertas aprobó solicitar al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que prorrogue hasta el 31 de enero la petición del certificado Covid en hospitales, residencias, hostelería y ocio nocturno. Además, también se prorrogan las medidas de los niveles 1 y 2 hasta finales del presente mes.

En cambio, se han modificado las actuaciones en el seguimiento y rastreo de los casos Covid poniendo el foco en los más vulnerables o se han contemplado pasos adelante como el de poner fin al cumplimiento de las cuarentenas de aulas completas en los centros educativos. De este modo, se insiste -en vísperas de la reunión en Madrid con el Gobierno y el resto de comunidades sobre la vuelta al colegio tras la Navidad- en la apuesta «clara» por la presencialidad en los centros educativos, según señaló el consejero de Salud, Jesús Aguirre.

Así lo ha decidido el Consejo de Alertas de Salud de Alto Impacto de Andalucía, que analizó la evolución de la pandemia de Covid 19 durante una reunión celebrada en Málaga con la presencia del presidente del Gobierno andaluz, Juanma Moreno.

Tras la evaluación del Comité de Expertos, fue el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, quien informó de los acuerdos adoptados y expuso que «gran parte de las medidas se han tomado para quitarle presión a los centros de salud». Aguirre justificó que se hayan evitado las restricciones asegurando que «no hay ningún área o distrito sanitario que esté pasando a nivel tres».

Aguirre recordó que, pese a la reciente subida de la incidencia acumulada a una media de 100 puntos más por día, la presión asistencial en los centros sanitarios de la región sigue estando «muy por debajo» que en el resto de las comunidades autónomas.

«La cepa Ómicron es muy contagiosa, tenemos muchísimos positivos pero un buen comportamiento de la presión asistencial; todos tenemos a familiares o conocidos positivos pero en la inmensa mayoría de los casos están en sus casas», explicó el titular andaluz de Salud durante una comparecencia celebrada en la Delegación de la Junta en la capital malagueña.

Asimismo, Aguirre celebró que «el volumen tan amplio de incidencia no se corresponde tanto con la letalidad y la mortalidad con la cepa Ómicron está muy lejos de las anteriores olas». «Es una variante bastante más contagiosa y menos virulenta, aunque en los hospitales ya se está empezando a notar la cepa Ómicron, el hecho de que la inmunidad de la población haya crecido también explica que la presión hospitalaria sea menor», manifestó el consejero.

Te puede interesar:

En vísperas del Día de los Reyes Magos, Jesús Aguirre abogó por «no cortarle la alegría a los niños» y le reclamó «responsabilidad y mucha prudencia» a los ayuntamientos para minimizar al máximo el impacto de los contagios entre los asistentes a las cabalgatas u otro tipo de actividades vinculadas a la llegada de Sus Majestades de Oriente.