La reunión del Comité de Expertos de la Junta de Andalucía también se saldó con un cambio del protocolo con el que, a partir de ahora, se llevará a cabo el rastreo del Covid y el seguimiento de los contagiados y sus contactos en la sanidad pública de esta comunidad autónoma.

Al inicio de su intervención tras la evaluación de la pandemia realizada en Málaga, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, expuso que la actuación de la sanidad pública priorizará a partir de ahora los casos graves o a las personas más vulnerables y le concede más importancia al autodiagnóstico con test y al aislamiento doméstico.

Aguirre explicó que «en casos de sospecha sin test de autodiagnóstico, se deberá guardar aislamiento y avisar a los contactos estrechos, y la realización de pruebas para la confirmación de casos se hará en aquellos con sintomatología más grave y personas con mayor vulnerabilidad». «En los casos de sospecha con test de autodiagnóstico, la persona deberá comunicarlo al servicio sanitario, preferiblemente a través de la aplicación Salud Responde, además de iniciar medidas de aislamiento y control».

Respecto a las actuaciones en casos confirmado, «en los casos asintomáticos o sintomáticos leves y sin factores de riesgo, se indicará aislamiento domiciliario y no se realizará seguimiento clínico activo, mientras que en casos sintomáticos o de personas vulnerables se indicará aislamiento domiciliario y se realizará un seguimiento clínico activo».

Aguirre también precisó que «se establece un periodo mínimo de 7 días para el aislamiento de los casos confirmados, si en el momento de finalización de este periodo la persona está asintomática y han transcurrido al menos tres días tras la resolución de los síntomas». «Para aquellas personas con enfermedad grave o inmunosupresión se mantiene el periodo de aislamiento mínimo de 21 días; y para el personal que trabaja en centros sanitarios o sociosanitarios se realizará un test de antígeno el día 7 antes de su reincorporación a su puesto de trabajo», apuntó.

En cuanto al estudio de los contactos estrechos, Aguirre detalló que «se priorizará en aquellos ámbitos en los que la exposición se considere de alto riesgo, dando preferencia a la petición de prueba en aquellos contactos estrechos con mayor riesgo de infección o que presentan cuadros graves y especialmente en personas vulnerables y personas que les atienden, y personal sanitario y sociosanitario».

Igualmente, «no se realizará seguimiento telefónico de los contactos estrechos que están en cuarentena, pero sí se les dará las indicaciones pertinentes en caso de aparición de síntomas, salvo en aquellos ámbitos en los que se identifique una mayor vulnerabilidad», según el consejero. «Tampoco se realizará seguimiento de contactos estrechos ocurridos en ningún medio de transporte colectivo, salvo que se tenga constancia de un brote», agregó Aguirre.

El Comité de Alertas aprobó, además, una batería de recomendaciones para los contactos estrechos en función de su estado de inmunización. Por ejemplo, a los contactos estrechos con pauta de vacunación completa «se les indicará que realicen únicamente actividades esenciales y reduzcan todo lo posible sus interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla quirúrgica durante los 10 días posteriores a la última exposición». «Y los contactos estrechos no vacunados o con pauta de vacunación incompleta se someterán a cuarentena durante los 7 días posteriores al último contacto con un caso confirmado», incidió el consejero Jesús Aguirre.