El parlamentario andaluz de Unidas Podemos por Andalucía (UPporA) y coordinador provincial de Izquierda Unida (IU), Guzmán Ahumada, acusó ayer al Gobierno andaluz de «dejar en los huesos la sanidad y la educación públicas siguiendo el modelo de Ayuso en Madrid».

Ahumada señaló que la ciudadanía malagueña comienza 2022 «padeciendo el desgobierno de la Junta de Andalucía y echando mucho de menos a los 8.000 sanitarios y sanitarias despedidos por Moreno Bonilla en octubre, 1.000 de ellos en la provincia de Málaga, y contratados ya por otras comunidades autónomas que sí están haciendo sus deberes».

«Este desgobierno ha dado lugar a que esta sexta ola se reproduzcan imágenes que deberían estar corregidas. Vuelve a haber colas en los centros de salud, vuelve a haber carteles de ‘cerrado’ por las tardes y ha habido desabastecimiento, sobre todo de la tercera dosis de la vacuna para los mayores», lamentó.

Además, criticó el «mensaje totalmente improcedente del ‘apáñatelas tú mismo’, tú mismo te tienes que hacer la prueba del Covid, tú mismo tienes que notificar esa prueba, tú mismo te tienes que gestionar tu baja, tú mismo tienes que hacer las labores de rastreo, todo ello porque falta personal sanitario, el mismo personal sanitario que se despidió en octubre».

A juicio del dirigente de Izquierda Unida, «no existen excusas cuando tenemos un superávit de 2.300 millones de euros, 2.300 millones de razones para dejar el camino del desgobierno». «Este es el modelo de la derecha, el modelo de Ayuso, dejar en los huesos la sanidad y la educación públicas para abrir las puertas a su privatización», incidió Ahumada.