La Junta de Andalucía le ha pedido al Gobierno del socialista Pedro Sánchez que responda con "una actuación contundente" a las polémicas declaraciones sobre las macrogranjas y la industria cárnica española realizadas por el ministro malagueño de Consumo, Alberto Garzón. Así lo manifestó el presidente del Ejecutivo andaluz, Juanma Moreno, quien de forma excepcional protagonizó la comparecencia posterior del Consejo de Gobierno al tratarse de una reunión celebrada en Almería que, a su vez, estuvo marcada por la indisposición de Juan Marín que obligó al vicepresidente a desplazarse a un hospital tras sufrir un desvanecimiento. 

En una intervención que tuvo como marco la Alcazaba de la ciudad andaluza, Moreno defendió "la calidad del sector ganadero y la industria cárnica andaluza". Y, a su vez, aseguró en clave política que le ha sorprendido "el mutismo de los dirigentes socialistas andaluces que no han sido capaces de responder de una forma clara a unas declaraciones que afectan a decenas de miles de trabajadores de esta comunidad".

Moreno insistió en que su Ejecutivo "no va a aceptar las declaraciones a un medio de comunicación extranjero de Garzón" y recordó que "además fue elegido diputado por Andalucía".

"Este Gobierno andaluz le ofrece un apoyo absoluto al sector contra el que el ministro de Consumo ha hecho esas declaraciones; Andalucía es una de las grandes potencias cárnicas y la tercera dentro de españa y cualquier ataque a los ganaderos y la calidad de nuestros productos se le hace a la economía de nuestra comunidad porque genera 2.000 millones de euros y cinco millones de jornales en el campo andaluz", enfatizó Moreno antes de puntualizar que, además, "el sector ganadero contribuye a la prevención de incendios forestales".