El Gobierno andaluz sigue abonado a su visión optimista y permisiva de la pandemia hasta el punto que ya atisba "el principio del fin de esta sexta ola" y confía en que "haya Semana Santa" sin perder de vista un mensaje prudente que haga de contrapeso. Así lo manifestó el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, quien de forma excepcional protagonizó la comparecencia posterior del Consejo de Gobierno al tratarse de una reunión celebrada en Almería que, a su vez, estuvo marcada por la indisposición de Juan Marín que obligó al vicepresidente a desplazarse a un hospital tras sufrir un desvanecimiento. 

El presidente andaluz defendió que "la incidencia acumulada empieza a desacelerarse y podemos estar ante el comienzo de lo que puede ser el principio del fin de la sexta ola". Ahora bien, matizó sus impresiones al recalcar que solo sería "el principio del fin porque esto tiene varias cadencias que se producen en varias semanas". "Cuando la incidencia acumulada o los hospitalizados vayan bajando veremos cómo el número de fallecidos irá subiendo porque hay un decalaje, un retraso, entre una cosa y otra".

En una intervención que tuvo como marco la Alcazaba de la ciudad andaluza, Moreno terminó moderando su discurso y apuntó que "no estamos en unas circunstancias para decir con rotundidad que se pueda celebrar la Semana Santa". "Puede haber giros inesperados en el Covid que nos pueden llevar al punto de partida, todos deseamos que haya semana Santa y yo confío en ello -pues además soy cofrade- pero no sabemos si puede aparecer una nueva cepa que nos complique la vida y la ciencia nos ha enseñado que este virus es imprevisible", recalcó el presidente andaluz.  

No obstante, Moreno volvió a justificar la ausencia de grandes restricciones y recordó que "Ómicron no es la variante Delta y la incidencia hospitalaria sigue siendo bastante menor". "Las decisiones que se tomaban antes no se toman ahora, estamos más preparados y todo se adopta de forma más racional; parece que esto va de pandemia a endemia y es muy probable que el coronavirus termine siendo endémico", incidió.

El presidente andaluz llegó a admitir la existencia de problemas en los centros de salud pero lo relativizó y lo alejó del colapso absoluto que denuncia la oposición: "Claro que tenemos problemas en Atención Primaria, como todas las comunidades de España, pero pediría un poquito de rigor y seriedad".

Sobre la plantilla de la sanidad pública andaluza, Moreno defendió que "a día de hoy el SAS tiene contratados a 125.218 profesionales, una cifra récord y 3.500 más que el 31 de octubre de 2021 cuando estaban dados de alta los 20.000 refuerzos COVID, los 12.000 que se renovaron y los 8.000 que no se pudieron renovar".

Fuentes de la Junta explicaron que "eso quiere decir que no solo se ha contratado a 8.000 sino a 11.500 profesionales más". "¿Se ha recontratado a los 8.000 con nombres y apellidos? No porque algunos ya estaban trabajando en otro sitio y se ha recuperado a 3 de cada 4 de esos 8.000, que sumados a otros 2.000 y los 3.500 ascienden a 11.500 y eso quiere decir que de los 20.000 efectivos de refuerzo COVID se mantiene al 91%", añadieron.

Moreno también dijo que "prudencia sí pero alarmismo y mentiras no porque no se debe alarmar a la población con cosas que no están sucediendo y sobre las que, cuando sucedan, se actuará como hasta ahora". "Mientras seguiremos actuando para que la sexta ola tenga la menor incidencia posible en los ciudadanos", agregó antes de citar como ejemplo la normalidad en los colegios y referirse a que solo hay "un 0,8% de baja de profesores y suelen ser bajas de carácter general y no solo de Covid". 

En esta línea, Moreno reiteró que "la enorme capacidad infecciosa de la sexta ola no está teniendo tanta incidencia en el ámbito clínico" y destacó todo lo que ayuda a ello "el hecho de que Andalucía sea a nivel europeo una referencia en vacunación con un 93% de la población con la vacuna ya puesta".

En este punto, hizo un llamamiento contra el negacionismo y expuso que "los que no se vacunan son los nominados a infectar, los nominados a ocupar una cama en un hospital, los nominados a ser entubados y los grandes nominados a fallecer por el coronavirus".

"El 70 por ciento de los ingresos son personas no vacunadas, de entre 30 y 40 años principalmente, y le pido que dejen la frivolidad, reconsideren su actitud y se vacunen de la forma fácil, cómoda y gratuita que se les ofrece", aseveró el presidente del Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos.