Soplan buenos vientos económicos para Andalucía, aunque a unos ritmos de crecimiento algo menores a lo que se preveía hace unos meses. Este 2021 ha sido de recuperación de la actividad económica y habría cerrado con un crecimiento del 4,8% del PIB, según el último informe de previsiones publicado este miércoles por Unicaja Banco a través de su gabinete de estudios, Analistas Económicos de Andalucía. Las expectativas se han reducido así en casi un punto y medio en relación al anterior estudio, en el que se calculaba una subida del 6,2%. La tendencia de crecimiento se acentuará a lo largo de este 2022, en el que Unicaja Banco espera una subida del 5,5% en la actividad económica (también algo inferior al 6% que se manejaba en el estudio precedente). El paro bajará este ejercicio en más de un punto, situándose en el 21%, respecto al 22,1% actual.

El final de las restricciones por la pandemia viene acompañado por una recuperación económica notable, aunque todavía lejos de los niveles del cuarto trimestre de 2019, el último completo antes del impacto del Covid. El informe trimestral ‘Previsiones Económicas de Andalucía’, de Unicaja Banco a través de Analistas Económicos de Andalucía, confirma la buena marcha de la economía andaluza en 2021, pese a la pérdida de impulso de la actividad productiva y comercial por la aparición de la variante Ómicron y los desequilibrios por el fallo de las cadenas de producción y distribución globales, que han producido un encarecimiento de materias primas y energía, ocasionando una notable escalada de la inflación. La OCDE estima que, en el conjunto de 2021, el crecimiento de la economía mundial se habrá situado en el 5,6%. Para 2022, se prevé que el PIB avance un 4,5%. Este freno en el crecimiento va en contra de la tendencia prevista para Andalucía, que precisamente estima que para este 2022 se alcanzarán incrementos del 5,5%, en un contexto de elevada incertidumbre por diversos factores como las nuevas variantes del virus, los estrangulamientos en las cadenas de producción o el incremento de precios y costes.

Previsiones de la evolución del empleo y la tasa de paro en Andalucía de Analistas Económicos de Andalucía Analistas Económicos de Andalucía

Entorno económico nacional

Respecto a la economía española, los últimos datos de la Contabilidad Nacional Trimestral, relativos al tercer trimestre de 2021, apuntan a que el PIB registró un crecimiento intertrimestral del 2,6%, 0,6 puntos porcentuales (p.p.) más de lo anticipado en el avance de octubre, situándose la tasa de variación interanual en el 3,4%.

La moderación de la actividad en el cuarto trimestre del año con respecto a los meses previos ha llevado a los principales organismos internacionales y servicios de estudios nacionales a revisar recientemente a la baja sus perspectivas de crecimiento. Las últimas proyecciones macroeconómicas del Banco de España apuntan a que en 2021 el PIB podría haber crecido un 4,5%, acelerándose la recuperación en 2022 hasta alcanzar el 5,4%. 

Variación del IPC en Andalucía en los últimos meses Analistas Económicos de Andalucía

Evolución reciente de la economía andaluza

Según los últimos datos de la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía, publicados por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), en el tercer trimestre de 2021 la economía andaluza creció un 1,5%, 0,2 p.p. menos que en el trimestre anterior. Con relación al tercer trimestre de 2020, el PIB ha experimentado un crecimiento del 3,1%, si bien la producción es un 6,0% inferior a la existente en el cuarto trimestre de 2019 (-5,9% en el conjunto de España).

El gasto en consumo de los hogares ha crecido un 1,0% en términos interanuales, y el de las Administraciones Públicas, un 5,4%, mientras que la inversión ha disminuido un 1,7%. Por su parte, la aportación del sector exterior ha sido de 1,3 p.p., con un mayor crecimiento de las exportaciones (16,7%) que de las importaciones (10,8%). Esto muestra el peso que está teniendo la inversión pública en incentivar la actividad económica, mientras que la inversión privada parece que se está retrayendo ante la sensación de inestabilidad que aporta la aparición de variantes como la Ómicron, con un alto nivel de contagio.

Por el lado de la oferta, el crecimiento del PIB se ha debido al aumento en el sector servicios (5,9% en términos interanuales), ya que tanto en el sector agrario como en la construcción y la industria se han registrado caídas en sus niveles de actividad. Dentro del sector servicios se ha producido una subida generalizada por ramas, con tasas comprendidas entre el 0,4%, de las actividades profesionales, y el 12,5%, del comercio, transporte y hostelería. De esta forma, es la actividad hostelera y el comercio, así como el transporte, asociada a estas actividades, las que están tirando de la actividad económica en Andalucía, ante las dudas de la agricultura, industria y construcción, que llevan asociada una mayor inversión privada y es más sensible al retraimiento de esta.

En lo que respecta al mercado de trabajo, tanto las cifras de la Contabilidad Trimestral como las de la Encuesta de Población Activa (EPA) reflejan una mejora del empleo en el tercer trimestre de 2021, contando la región andaluza con un número de ocupados (3.147.500, según la EPA) superior al previo a la crisis. Asimismo, la cifra de trabajadores afiliados a la Seguridad Social (3.213.177 de media en noviembre) también se encontraba por encima de la registrada en el mismo mes de 2019, aunque hay que recordar que incluye el número de trabajadores en ERTE. 

Según la EPA, en el tercer trimestre de 2021, el número de ocupados se incrementó en términos interanuales en 162.300 personas (5,4% en términos relativos) sustentado en el aumento en la construcción (10,5%) y en los servicios (7,5%), sectores donde la ocupación supera los niveles previos a la pandemia.

Previsiones económicas de Andalucía 2021-2022

Para 2022, se prevé que la economía andaluza intensifique su ritmo de crecimiento, alcanzando el 5,5%, en un contexto de elevada incertidumbre por diversos factores como las nuevas variantes del virus, los estrangulamientos en las cadenas de producción o el incremento de precios y costes.

El consumo privado y la inversión podrían crecer a mayor ritmo que en 2021, a tasas del 6,2% y del 7,0%, respectivamente. Además, el crecimiento por sectores será generalizado, con tasas más elevadas para el sector servicios (6,1%) y la construcción (5,1%). Por otro lado, se prevé que el empleo aumente un 2,4% en el promedio de 2022, situándose la tasa de paro en el 21,0%, 1,1 p.p. por debajo de la estimada para 2021.