La Junta de Andalucía continúa lanzando mensajes optimistas que relativizan el impacto que irá adquiriendo la expansión del coronavirus. A esta dirección se encaminó este miércoles el discurso del portavoz del Gobierno andaluz y consejero de la Presidencia, Elías Bendodo. A juicio de Bendodo, "esta sexta ola de la pandemia es muy distinta a las anteriores y tiene menos gravedad, por lo que ya estamos alumbrando la posibilidad de la propia pandemia merme y pase a endemia". "Cada vez habrá que convivir más con la pandemia porque los escenarios actuales son distintos a los anteriores; la forma de abordar la presencia de Ómicron en nuestras vidas tiene que ser global, no debe hacerse por territorios", agregó el consejero

En relación a la evolución de la pandemia en Andalucía, Bendodo se alineó con lo ya manifestado por Juanma Moreno y subrayó que "puede que hayamos tocado el pico de la sexta ola porque cuando la incidencia acumulada a siete días empieza a descender, el número de ingresos hospitalarios también lo hace pero, en cambio, aumentan los ingresos en la UCI y los fallecimientos". 

"Ese es el proceso que se produce durante varias semanas cuando se encamina hacia su fin una ola de la pandemia pero no significa nada más que eso, no significa que no puedan aparecer otras variantes en el futuro", advirtió el portavoz de la Junta.

Ahora bien, Bendodo abogó porque el Gobierno andaluz no baje la guardia respecto a la toma de decisiones "sobre la marcha" en función de la expansión que vaya adoptando el coronavirus: "Tenemos que estar preparados para reaccionar, al virus no se le puede regatear ni un centímetro", aseguró el consejero durante su visita a la empresa malagueña Román y Martos.

En su visita a esta compañía de distribución, envasado y elaboración tanto de pescado y marisco como de productos cárnicos, Bendodo tuvo muy presente las polémicas declaraciones sobre las macrogranjas del ministro de Consumo, Alberto Garzón. El consejero andaluz sostuvo que "el Gobierno central no puede poner en una diana al sector cárnico porque un ministro no sepa cuál es su trabajo o porque sus competencias sean limitadas".