El sacrificio de unas 320.000 aves en granjas de España debido a los diversos focos de gripe aviar detectados desde principios de año en el país sólo supone el 0,04 % de la producción anual y de censos que tiene el sector a nivel nacional. Se suman así a otros tres focos anteriores declarados en Huelva, Segovia, Valladolid y Sevilla y, en total, llevarán al sacrificio de esas 320.000 aves como medida sanitaria preventiva.

El de Niebla afecta a una explotación de pavos de 32.500 aves, mientras que el de Gilena es una explotación de reproductoras de huevos para incubar con un censo de 16.000 aves y en El Viso del Alcor está afectada una finca con 600 aves de corral camperas.

En el caso de Gilena se ha procedido a la inmovilización preventiva de la incubadora destinataria de los huevos que esta granja produce y en el de El Viso se corresponde con una zona ya restringida de los focos de Carmona.

La sospecha de la enfermedad en todos los casos vino derivada por la detección de un incremento anormal de mortalidad que comenzó los pasados días 9 y 11 de febrero, ha informado este lunes la Junta en un comunicado.

Las muestras tomadas por parte de los Servicios Veterinarios de la Junta de Andalucía se remitieron al Laboratorio Central de Veterinaria de Algete, como Laboratorio Nacional de Referencia de la Influenza aviar en España, donde se ha confirmado que se trata en los tres casos de una cepa de IAAP subtipo H5N1. Hasta el momento no hay constancia de que el subtipo H5N1, que durante los últimos meses está afectando a Europa, tenga capacidad zoonótica significativa.

No obstante, se recomienda minimizar el contacto innecesario con las aves que muestren síntomas clínicos o se hallen muertas en el campo, aunque este virus no puede ser transmitido al hombre a través de carne de ave cocinada, huevos o productos procesados derivados de ellos.

La Consejería de Agricultura, en coordinación con la de Salud y Familias, está tomando todas las medidas establecidas para controlar la situación y está cooperando con el sector andaluz para lograr la máxima eficacia posible. Asimismo, la Junta de Andalucía se coordina también con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para el desarrollo de las actuaciones previstas en el protocolo establecido para estas situaciones.

Entre otras medidas, ante la sospecha de que una explotación pueda estar afectada por gripe aviar se inmovilizan inmediatamente y se sacrifican sus animales, se realiza una encuesta epidemiológica dirigida a intentar conocer el origen de la infección, y se establece una zona de restricción alrededor de la explotación.