La agenda de Juan Espadas se centró este jueves en la capital malagueña desde por la mañana dado que, por la tarde, en un hotel de la ciudad se celebraba el Comité Director del PSOE de Andalucía con el secretario general malagueño, Dani Pérez, como presidente. En el transcurso de la intervención que protagonizó en esta reunión, Espadas indicó que «el debate de si Vox es el partido que necesita para gobernar en Castilla y León ya no es noticia, el PP ha vuelto a liarla con dos elementos que no son nuevos para ellos: la corrupción y el espionaje; esa lucha de egos entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso hace que tengamos a un presidente andaluz que no sale del despiste y ahora Moreno Bonilla no sabe muy bien si es de papá o de mamá, si es de Ayuso o de Casado».

El líder socialista sostuvo que «las elecciones en Andalucía serán determinantes -aunque no sabemos cuándo porque Moreno ha vuelto a esconderse- para el futuro de España porque aquí tendremos que parar de manera clara a la extrema derecha». «Andalucía no está para bromas, para ver qué está pasando en Castilla y León o en la calle Génova», dijo. 

Espadas defendió que «ahora lo que toca es estar preparados para gobernar». «Hay que emplearse a fondo en trabajar en la calle para recuperar el Gobierno de Andalucía, la fuerza de la renovación que ha hecho el PSOE en Andalucía nos volverá a llevar a San Telmo; aquí ya no hay perdedores ni ganadores, hay compañeros y compañeras, un solo partido y un solo proyecto», afirmó.

El dirigente socialista se preguntó si «el moderado Moreno Bonilla» realmente está de acuerdo en que el PP gobierne sin Vox, cuando se ha apoyado en ellos estos tres años». «Los ciudadanos deben saber si, como yo pienso, Vox es el camino del PP para gobernar en Andalucía y en España; que Moreno Bonilla no venga a decirnos que no quiere a Vox, es mentira», apuntó.

Espadas también apeló "al compromiso de los socialistas para decirle a la derecha y a la extrema derecha de este país que negar el problema de la violencia de género no es la solución". "La extrema derecha no pasará por ese deseo que tienen de, en cuanto lleguen a un Gobierno, acabar con las leyes de igualdad que trajo el PSOE: este 8 de marzo todos los socialistas debemos salir a la calle para reivindicar los derechos de las mujeres", enfatizó.