El oscilante péndulo de los discursos políticos también ha cambiado, tras el 13-F y el cisma del PP nacional, el sentido del contrapeso en la balanza andaluza que enfrenta al presidente popular de la Junta, Juanma Moreno, con el socialista Juan Espadas. En cuestión de días, ambos se han intercambiado los papeles y es ahora Espadas quien -en plena crisis del aparato de Génova- cambia de registro y saca a colación el adelanto electoral del que, tras las elecciones de Castilla y León, reniega el Ejecutivo autonómico del PP y Ciudadanos. «Igual soy yo quien va a tener que pedirle a Moreno Bonilla que convoque elecciones en Andalucía», apuntó Juan Espadas ayer en Málaga.

De este modo, el líder del PSOE andaluz le reprochó al presidente de la Junta su «incapacidad» para gestionar la comunidad. Para reforzar sus argumentos, Espadas dijo que Moreno «ha pasado de los cálculos electorales a instalarse en los líos internos de Génova porque su partido parece una serie negra de Netflix». «Yo ya no sé si es el partido de Pablo Casado o el de Isabel Díaz Ayuso, me están confundiendo», ironizó el candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Espadas indicó que «el debate de si Vox es el partido que necesita para gobernar en Castilla y León ya no es noticia, el PP ha vuelto a liarla con dos elementos que no son nuevos para ellos: la corrupción y el espionaje; esa lucha de egos entre Casado y Ayuso hace que tengamos a un presidente andaluz que no sale del despiste y ahora no sabe muy bien si es de papá o de mamá, si es de Ayuso o de Casado».

El líder socialista sostuvo que «las elecciones en Andalucía serán determinantes -aunque no sabemos cuándo porque Moreno ha vuelto a esconderse- para el futuro de España porque aquí tendremos que parar de manera clara a la extrema derecha». «Andalucía no está para bromas, para ver qué está pasando en Castilla y León o en la calle Génova», dijo.

11

Las imágenes del Comité Director del PSOE-A celebrado en Málaga Álex Zea

Asimismo, Espadas cuestionó «el cambio de guión» al que a su entender se ha sometido el PP andaluz tras los resultados de Castilla y León: «Qué fácil se cambia un guión, ya no hay teoría de la pinza ni obstáculos ni nada, han tirado su hoja de ruta a la basura por completo; el ‘tendremos que convocar’ de Moreno Bonilla desapareció la noche del domingo porque han decidido tras lo de Castilla y León que van a terminar la legislatura».

En su opinión, «Moreno Bonilla estaba antes instalado en los cálculos electorales y ahora lo está en cómo se resuelve la crisis de Castilla y León y la del PP nacional». «A ver si ahora soy yo quien le reclama que convoque elecciones, si no tiene claro que hacer en la comunidad que no fuerce, que no le atenace lo que está sucediendo en su partido hasta el punto de ser incapaz de gestionar lo que necesitan los andaluces», incidió Espadas.

En opinión del candidato socialista a la Junta, «el Gobierno andaluz no está en lo que tiene que estar, sigue acumulando retrasos en explicar cuáles son los proyectos a ejecutar con fondos europeos y niega el colapso de un sistema sanitario que no le da una respuesta los andaluces».

El dirigente socialista también se preguntó si «el moderado Moreno Bonilla» realmente está de acuerdo en que el PP gobierne sin Vox, cuando se ha apoyado en ellos estos tres años». «Los ciudadanos deben saber si, como yo pienso, Vox es el camino del PP para gobernar en Andalucía y en España; que Moreno Bonilla no venga a decirnos que no quiere a Vox, es mentira», apuntó.

La agenda de Espadas se centró ayer en la capital malagueña desde por la mañana dado que, por la tarde, en un hotel de la ciudad se celebró el Comité Director del PSOE de Andalucía con el secretario general malagueño, Dani Pérez, como presidente.

En el transcurso de la intervención que protagonizó en esta reunión, Espadas defendió que «ahora lo que toca es estar preparados para gobernar». «Hay que emplearse a fondo en trabajar en la calle para recuperar el Gobierno de Andalucía, la fuerza de la renovación que ha hecho el PSOE en Andalucía nos volverá a llevar a San Telmo; aquí ya no hay perdedores ni ganadores, hay compañeros y compañeras, un solo partido y un solo proyecto», afirmó.