Kiosco

La Opinión de Málaga

La bodeguilla

La izquierda del sur se mueve sin unidad

Mientras Teresa Rodríguez ha iniciado su propio camino, Unidas Podemos sigue sin candidato y ultima una alianza con Más País y Equo

La dirigente de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, comparece el pasado miércoles en la sede del Parlamento andaluz.

El reloj de arena de las elecciones andaluzas sigue alterado, a día de hoy, por los vaivenes que impone el avance de Vox hasta el Gobierno de Castilla y León. Unas veces, sus granos parecen detenidos. Y otras, siguen la inercia veloz de los rumores que vuelven a hablar de un anticipo y sitúan las urnas poco antes del verano. El panorama invita a mover ficha a los más rezagados y, por lo pronto, está aclarando cosas entre los partidos situados a la izquierda del PSOE. Pese al deseo de un sector de ‘la izquierda civil’, no habrá unidad electoral absoluta. Y, de hecho, Teresa Rodríguez será confirmada oficialmente esta misma semana como candidata a la presidencia de la Junta por Adelante Andalucía, la marca que la roteña ha retenido tras su sonada ruptura con Podemos. Igualmente, este nuevo sujeto político de corte andalucista está eligiendo a sus candidatos en las ocho provincias de la comunidad.

En cambio, la confluencia de Izquierda Unida y Podemos aún no ha iniciado el proceso para la configuración de su candidatura. Es más, lo ha retrasado y ya no se desarrollará en marzo tal y como contemplaban en su hoja de ruta las organizaciones que se integran en la marca Unidas Podemos. Aunque ya no se cuente con la formación ‘teresista’ y se haya descartado la lista única, la creación de un frente lo más amplio posible habría motivado esta nueva demora. De momento, la idea es ir trabajando en clave programática con Equo y Andaluces Levantaos (la marca electoral adoptada por Más País junto a las organizaciones Andalucía por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz). Aunque la alianza no está cerrada sí va bastante avanzada y, además, sería ampliada con la incorporación de perfiles que no tienen el carnet de ninguna de las formaciones situadas a la izquierda del PSOE y observan expectantes.

Ahora bien, los propios líderes de Unidas Podemos reconocen los riesgos que corren si el PP decidiera convocar las elecciones en abril para que se celebren en junio, antes de que el Gobierno con Vox en Castilla y León ofrezca una versión más radical y le salpique en las urnas a Juanma Moreno. En este caso, no ven tanto el problema en la configuración de las candidaturas provinciales sino en la elección del cabeza de cartel que optaría a la presidencia de la Junta de Andalucía. A día de hoy, la opción del coordinador regional de Izquierda Unida, el malagueño Toni Valero, sigue ahí. Aunque no es la única que se contempla. El hecho de que Valero haya sido, en los últimos tres años, uno de los líderes visibles desde la marcha de Teresa Rodríguez lo sitúa para seguir en la carretera, ya en clave electoral, en cualquier momento. En los mentideros de izquierda se asegura, incluso, que no oculta sus ganas y que, en cambio, la dirigente de Podemos Martina Velarde no da tantas muestras de tener esta posibilidad tan presente en su horizonte personal. Eso sí, se postularía si la formación morada se lo pide de modo consistente. Sea lo que fuere, tampoco se descarta un candidato alternativo y, además, si el pacto prospera sería lógico el protagonismo de la ex de Podemos conectada con Íñigo Errejón a través de Más País Andalucía, la profesora universitaria sevillana Esperanza Gómez.

Compartir el artículo

stats