Castilla y León ya tiene presidente. El popular Alfonso Fernández Mañueco fue reelegido el pasado lunes y sus consejeros serán nombrados en los próximos días. Resueltos comicios con la entrada de la ultraderecha en un gobierno autonómico, el foco se sitúa en Andalucía. Salvo sorpresa más que inesperada, será la siguiente comunidad que instale las urnas. A la vista del reciente pacto entre PP y Vox y la práctica desaparición de Ciudadanos, los naranjas están abierto a una coalición preelectoral que les permitiría salvar los muebles y conservar miembros en el Ejecutivo andaluz.

Tras la moción de censura fallida en Murcia y los adelantos electorales en Madrid y Castilla y León, Cs debe conservar uno de los pocos bastiones de poder que tiene. Para ello, el portavoz nacional del partido, Edmundo Bal, ha asegurado estar abierto a explorar la posibilidad de conformar una listas conjuntas con el PP de cara a las elecciones autonómicas -salvo adelanto serán en diciembre- e, incluso, las municipales de 2023. Toca afrontar las urnas "con la cabeza y no con las tripas", reconoce Bal en una entrevista concedida a EFE.

Los naranjas llevan meses en horas bajas -el último barómetro del CIS publicado el pasado miércoles les situaba en un 2% de los votos- y deben asegurar su permanencia. No obstante, están pendientes de que el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, informe sobre un posible adelanto electoral que situaría los comicios antes de verano. "Habrá que ver cuando se plantee la convocatoria", ha recalcado.

Repetir experiencias

"La opción liberal y la opción conservadora coincidirán en muchos puntos. Nos podemos entender y hacer un programa de gobierno conjunto, como hemos hecho para la Junta de Andalucía, la Comunidad de Madrid o Castilla y León, pero que hay que estar a la conveniencia de cada momento, hay que ver qué números dan", ha continuado Bal. Sin embargo, de los gobiernos que ha citado, solo siguen teniendo presencia en el de Andalucía.

El dirigente naranja se ha aferrado al buen funcionamiento de la coalición en este territorio para defender la posibilidad de concurrir con unas listas conjuntas: "Las dos opciones son posibles y tienen su explicación perfecta después de haber estado gobernando en armonía, con un proyecto de éxito, en la Junta". Además, ha subrayado que la decisión no recaerá sobre el ahora vicepresidente de la Junta, Juan Marín, sino sobre la dirección nacional de Ciudadanos.

De producirse esta alianza, sería la tercera coalición preelectoral que sellan PP y Cs. Las dos primeras tuvieron lugar en Navarra y País Vasco. Sin embargo, resultó imposible en Galicia, donde Alberto Núñez Feijóo se negó, y en Catalunya, con el popular Alejandro Fernández.