Kiosco

La Opinión de Málaga

Políticos enRED@dos

El ‘amor’ en tiempos de elecciones

La exaltación de la amistad entre los políticos en la precampaña andaluza acapara las redes sociales. Marín baila con Villacís, Aguirre juega al pádel y Olona es comparada con las mujeres que pintaba Romero de Torres

Juan Marín y Begoña Villacís, bailando en la romería de Armilla. L. O.

El ‘amor’ se multiplica en tiempos de elecciones. Se está corroborando en la precampaña de los comicios andaluces del 19 de junio. Eso sí, el amor aflora en múltiples versiones, entendido principalmente como el cariño obligatorio entre compañeros de partido. Las exhibiciones de fraternidad están encontrando algunas de sus postales más histriónicas en la agenda del candidato de Cs, Juan Marín, quien en una romería granadina reincidió en sus bailes. Al igual que ya hizo en Sevilla con Inés Arrimadas, esta vez tuvo como pareja a la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. El momento dio para un vídeo en el que Marín va ataviado con un delantal -en el que está escrito a mano en mayúsculas ‘Estoy al servicio del grupo’- mientras actúa Vaso Largo Band: «No hay baile que se nos resista, Begoña Villacís. Con amigos y vecinos de Armilla en su Romería de San Isidro. Gracias a todos por este buen rato», expresó Marín en Twitter.

Otros, en cambio, no necesitan ir a una romería para exaltar la amistad. El consejero andaluz de Salud y número 1 del PP por Córdoba, Jesús Aguirre, prefiere dárselas de deportista: «No hay nada mejor que comenzar el día jugando un partido de pádel con los amigos». Eso sí, le cayó algún que otro comentario advirtiéndole de que sus compañeros de pista votarían a Vox.

En otras ocasiones, las muestras de cariño al líder derivan en un peloteo empalagoso o elogios exagerados que le restan toda la credibilidad al mensaje. Se está comprobando con las respuestas en Vox a la eliminación del empadronamiento de Macarena Olona. La candidata reaccionó con la palabra ‘familia’ y un corazón al mensaje en el que el director de Comunicación de su campaña abrazaba fotografías de Olona a cuadros de Julio Romero de Torres: «La belleza de Macarena Olona es andaluza. La exterior y la interior. Parece pintada por Julio Romero de Torres».  

Además, en una cuenta tuitera de apoyo a Pedro Sánchez, se puede llegar a leer -al hilo del acto que el presidente del Gobierno compartió el domingo en Granada con Juan Espadas- lo siguiente: «No sé quién tiene más suerte. Si Pedro Sánchez de estar en Granada o Granada de que Pedro Sánchez esté allí». Aunque, claro está, eso lo escribes si amas al PSOE. El salto de un extremo a otro que abriga las redes sociales también se regodea en los comentarios que llegan a calificar a Sánchez de «gafe» y le echan a su mitin en Granada la culpa del descenso a Segunda División del equipo de fútbol de la ciudad nazarí.

Y, si la líder es una compañera de muchas fatigas anteriores con la que se ha trabado amistad, el cariño se dispara aunque te hayas quedado fuera de los puestos de salida en la candidatura. Es lo que le ha sucedido al coordinador malagueño de Izquierda Unida Guzmán Ahumada, que pese a ser votado en las primarias cayó hasta el número 6 de Por Andalucía -por la lista cremallera y los acuerdos de la confluencia- después de que su ‘otra mitad’ en el grupo parlamentario, Inmaculada Nieto, fuese presentada por Málaga como la candidata a la presidencia de Por Andalucía. Sin embargo, Ahumada no ha escatimado en su apoyo a la causa y en el Twitter, tras un mitin en el barrio malagueño de La Luz, difundió un abrazo con mensaje a Nieto: «Cuanto te quiero, Inma Nieto, y cuanto te va a querer Andalucía».

El feeling tuitero entre otras candidatas de Por Andalucía se produjo a cuenta del caos doméstico que hay en las casas de los políticos en época electoral. La número 3 por Málaga, Eva García Sempere, lo confesó el domingo: «Se muere la vitrocerámica, se sale agua de la nevera y la montaña de ropa empieza a tener opciones serias de entrar en el selecto club de los ochomiles. Un mes de campaña queda aún». Y su relato encontró una respuesta en la coportavoz de Verdes Equo Andalucía, Mar González, que también vive en Málaga aunque ha sido encajada como número tres en Granada: «Termo roto. Y que siga la fieeeesta!».

Compartir el artículo

stats