Las universidades andaluzas estaban esperando a Juanma Moreno en el primer escaparate que se les brindaba tras la mayoría absoluta cosechada por el PP en las elecciones autonómicas del 19J. Y al presidente andaluz no le quedó otra que intentar ganarse a sus rectores, coincidiendo con el inicio de un nuevo curso académico. Moreno les prometió en el acto inaugural, celebrado en la cincuentenaria Universidad de Málaga, que la Junta transferirá 21 millones de euros a las universidades este mismo año y que habrá un nuevo modelo de financiación «antes de mayo de 2023», el mes en el que precisamente habrá elecciones municipales.

Eso sí, en las intervenciones quedó patente que el tira y afloja entre ambas partes viene de largo y que el acercamiento ha empezado a ser una realidad con el ‘movimiento de ajedrez’ que ha supuesto la creación de una consejería más específica de Universidades, que tiene al frente al exrector cordobés José Carlos Gómez Villamandos.

Durante el discurso que puso fin a casi dos horas de ceremonia, Juanma Moreno anunció «la transferencia de 21 millones de euros en el último trimestre del año para garantizar la suficiencia financiera de las universidades andaluzas y para la promoción y estabilización del profesorado y personal de servicio y administración. La ‘buena nueva’ fue acompañada de uno de sus habituales comentarios en los que coquetea con un tono entre distendido y bromista: «Veo que me sonríen los rectores, así que esta noticia ha sonado bien».

Respecto al nuevo modelo de financiación que demandan las universidades públicas andaluzas, Moreno admitió que se trata de «un asunto complejo» y se puso la próxima primavera como plazo para darlo por zanjado «tras 16 años que lleva pendiente». «Un modelo idílico no existe, tenemos que poner todos de nuestra parte, y hay que conciliar ciertas variables para que sea realmente lo que necesitamos, que es una financiación suficiente para que en cada Universidad prime la excelencia»», recalcó.

Eso sí, insistió en que «nadie mejor que un exrector de la talla, experiencia y talante de José Carlos Gómez Villamandos para pilotar una revisión del modelo para que colme las expectativas de todas las partes». «En ello se está trabajando ya con el objetivo de contar con un nuevo modelo antes del mes de mayo», agregó.

Su manojillo de novedades incluyó, igualmente, la promesa de que «esta legislatura verá la luz la nueva Ley Andaluza de Universidades, que permitirá afrontar la mejora de la estabilización del profesorado». En este caso, Moreno también completó, fiel a su estilo, la frase: «Lo vamos a hacer todo esta legislatura», dijo antes de aclarar la demora de la ley: «No hemos podido hacerla antes porque hemos tenido que esperar la normativa estatal», matizó.

Y ahí, no se quedó. Por instantes, daba la sensación de que estaba dándole a los rectores casi todo lo que había pedido en la intervención anterior el anfitrión que hizo de portavoz de ellos, el malagueño José Ángel Narváez. Así, Moreno desveló que «ya se le ha encargado a la Consejería de Universidad la elaboración de una Estrategia Universitaria para Andalucía, un instrumento que será fruto del diálogo con la comunidad universitaria y con los agentes sociales y económicos». «Será la primera en nuestra tierra y nos permitirá pensar y repensar la Universidad que queremos y necesitamos a partir de una amplia reflexión sobre aspectos como la internacionalización, la formación dual, la captación de fondos para la investigación o la estabilización del profesorado, con la finalidad de hacer de Andalucía una comunidad de referencia para los universitarios nacionales o extranjeros y para los investigadores», apostilló el presidente andaluz. 

Su repaso a las necesidades de las instituciones académicas se saldó, además, con compromisos encaminados a un nuevo Plan Plurianual de Inversiones y otra declaración de intenciones: «En este curso se quiere aprobar el nuevo Decreto de Ordenación Enseñanzas Universitarias a partir del consenso y de la participación», indicó Juanma Moreno.  

Reivindicaciones de los rectores

Justo antes de su discurso, las universidades andaluzas le exigieron a Moreno "un nuevo modelo de financiación que aporte estabilidad y certidumbre". El rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, le presentó en nombre de sus compañeros de todas las provincias al presidente andaluz, una serie de reivindicaciones que también contemplan "un plan estratégico para la enseñanza superior" que permita "dar una respuesta definitiva a la precariedad de los recursos humanos, la captación de talentos y un sistema universitario con menos trabas burocráticas". "Muchas veces, el debate económico oscurece al debate real sobre como fortalecer a nuestras universidades y no quiero caer en lo mismo; usted mismo lo ha dicho entre sus compromisos: necesitamos un nuevo modelo de financiación que aporte estabilidad y certidumbre", reivindicó Narváez. Eso sí, antes de introducir este tono más crítico en su discurso, le agradeció "el acierto" de apostar por las universidades en una consejería con José Carlos Gómez Villamandos al frente.

La intervención de Narváez estuvo plagada también de alusiones al 50 aniversario de la Universidad de Málaga, motivo que ha propiciado la celebración en sus instalaciones de la inauguración del curso universitario a nivel autonómico. Tras su defensa del papel que juega la institución académica malagueña, Narváez terminó con palabras que remitían a la apuesta que están reclamando desde hace años los rectores andaluces: "Es el tiempo de la ciencia y el conocimiento, es el tiempo de la educación porque solo con la educación hay esperanza", subrayó Narváez en el epílogo de un discurso pronunciado antes de que tomara la palabra Juanma Moreno.