Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Políticos enRED@dos

El regreso tuiteado del 'ciudadano' Juan Marín

Las redes echaron humo, tras el rescate del exlíder andaluz de Cs para la Junta, con el ingrediente extra de que las siglas de Cs desaparecieron de la cuenta de Marín en Twitter

Juan Marín, en una imagen de archivo durante su etapa como vicepresidente de la Junta. Joaquin Corchero / Europa Press

Solo un cuatrimestre ha durado el paso de Juan Marín por la ‘universidad de la calle’. Ha sido efímero ese retorno a casa que, si se siguen sus propias promesas, iba a convertirlo in aeternum en ciudadano de a pie, en singular, y en afiliado de base de Ciudadanos, en plural. Aunque hacía semanas que se especulaba con la posibilidad mientras él jugaba al despiste, la ejecución del rescate que le había garantizado Juanma Moreno hizo que las redes sociales echaran humo. Su nombramiento como presidente del Consejo Económico y Social de Andalucía agitó el lunes y este martes seguía sin apagarse la llama, que lo alumbraba como una de las tendencias nacionales de Twitter. El de Juan Marín a la esfera pública ha sido un regreso tuiteado, con el ingrediente extra de que a la @ de su cuenta en esta red social se le han caído de un día para otro las siglas del partido liberal, que antes aparecían incrustadas en su nombre.    

Su ‘dónde dije digo...’ ha suscitado críticas tuiteras de todo tipo y ha convertido en indignados francotiradores a políticos con cargos intermedios o a la segunda línea de partidos de variadas tendencias del abanico ideológico, fieles a la cada vez más persistente costumbre de enviar a la refriega virtual a los monaguillos y resguardar a los santones.

Uno de los portavoces adjuntos del grupo socialista en el Parlamento de Andalucía, el malagueño Josele Aguilar, le disparó directamente al PP: «Hombre, una vez más, no parece muy atinado que Javier Maroto critique el nombramiento de Magdalena Valerio el mismo día que Juanma Moreno nombra a Juan Marín presidente del CES de Andalucía. En fin, consejos doy que para mí no tengo».

Además, al secretario general del PSOE de Málaga, Dani Pérez, le bastaron tres palabras: «No podía saberse...». Y otro socialista, el catedrático sevillano Antonio Ramírez de Arellano, indicó que «como era muy evidente no se trataba de un ‘gobierno de coalición’, se trataba del PP y un grupo de personas haciendo méritos».

En Cs también se hizo notar el cabreo, aunque no precisamente entre sus principales dirigentes. El portavoz liberal en la Diputación de Jaén, Ildefonso Ruiz Padilla, se rebeló contra la actitud conciliadora de la dirección nacional de su partido: «Si te vas a cobrar sueldo de otro partido, te felicitan; si ante el declive del partido pides responsabilidades, te expedientan. Todo en orden». 

Además, Ruiz Padilla le pidió a Marín que dejase de ser afiliado de Cs: "Lo dije y lo mantengo. El que se quiera integrar en el Gobierno de Juanma Moreno es libre de hacerlo. Pero por decoro, date de baja de Ciudadanos. Más aún cuando has sido su máximo representante regional. Tetas o sopas, Juan. Las dos cosas, no".

Una concejala de Cs en Santa Coloma de Gramanet, María Duarte, le lanzó los reproches a Marín y sus afines: «Llevo meses pensando que se fue a unos comicios con sillas pactadas, con una campaña que dejó mucho que desear (claro pensaban en sus puestos) y sin asumir responsabilidades entre dirigentes. Imaginad como se puede sentir la afiliación con estas noticias».  

Por su parte, el portavoz adjunto de Vox en el Parlamento de Andalucía, Javier Cortés, apuntó con dureza contra los populares: « El PP sigue haciendo gala de su mayoría absoluta en Andalucía, el que fuera muleta del PSOE más corrupto, y luego dique de contención del cambio real que VOX trajo tras expulsar a los socialistas de la Junta, ahora es rescatado por el progre Juanma Moreno».

En el otro extremo, el coordinador regional de Izquierda Unida, Toni Valero, tampoco escatimó agresividad y reaccionó así: «Liberales de pacotilla. No sueltan el sillón a cargo del erario público ni con agua caliente. Esta es la cultura emprendedora de la que hace gala la derecha». 

Compartir el artículo

stats