El Consejo de Gobierno tomó conocimiento ayer de la próxima creación de un Comité de Expertos de la Sequía de Andalucía que apoyará y asesorará en la toma de decisiones a los miembros de la Comisión de Seguimiento de este problema. El nuevo grupo de trabajo estará formado por especialistas de las diferentes áreas relacionadas con el agua y se reunirá periódicamente para analizar la situación. De esta forma, podrá presentar a la comisión de seguimiento las actuaciones que considere más adecuadas llevar a cabo para lograr la mejor gestión posible de la sequía en Andalucía. La Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural será la encargada de seleccionar a los expertos que conformarán esta unidad al servicio de los andaluces, teniendo en consideración su prestigio y experiencia en el ámbito hídrico.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo y consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Ramón Fernández-Pacheco, defendió que la Junta trabaja para dar soluciones al problema de la sequía «en solitario» porque para el Gobierno central, la política hídrica y la lucha contra la sequía «no es una prioridad».

Indicó que es «triste y decepcionante» que el Gobierno haya decidido bajar, en los Presupuestos Generales del Estado de 2023, un 11,5 por ciento las inversiones para la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir, que está tan sólo al 19 por ciento de su capacidad.

El Gobierno andaluz ha conocido también los datos del informe de evolución de la sequía en Andalucía, que registra un volumen global de 2.778 hectómetros cúbicos embalsados. Esta cantidad supone algo más del 23% de la capacidad total de la comunidad autónoma y, en comparación con la semana anterior, refleja un descenso del 0,27%.

En cuanto a las diversas demarcaciones hidrográficas de Andalucía, el estudio elaborado por el Gobierno andaluz recoge que la cuenca del Guadalquivir cuenta con 1.526 hectómetros cúbicos (19% de su capacidad), por lo que se observa un descenso del 0,17%. En el caso de las cuencas mediterráneas andaluzas, el volumen embalsado es de 437 hectómetros cúbicos (37%), que suponen un 0,77% menos que la semana anterior; mientras que en Guadalete-Barbate se produce una bajada del 0,3% hasta los 374 hectómetros cúbicos (22,6%). Por último, la demarcación Tinto-Odiel-Piedras-Chanza alcanza los 148 hectómetros cúbicos (64,6%), que suponen un descenso del 0,44% respecto al agua embalsada la semana anterior.

Por otro lado, se informó de la declaración de emergencia de las obras de aumento de la capacidad de la estación elevadora y del colector de impulsión de Bocachanza, en la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras-Chanza, en la provincia de Huelva. Esta infraestructura hidráulica cuenta actualmente con capacidad para bombear 63 hectómetros cúbicos de agua de la desembocadura del río Chanza con el fin de incorporar los recursos al sistema de explotación onubense.