El Sindicato de Enfermería SATSE en Andalucía denuncia la precaria situación de los fisioterapeutas en la sanidad pública andaluza, y denuncia que en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) únicamente se cuenta con uno de estos profesionales por cada 8.500 personas. Ante esta situación, la organización sindical exige a la Administración andaluza una mesa técnica de negociación en la que abordar y acordar mejoras en las condiciones laborales de estos trabajadores sanitarios.

SATSE señala que el de los fisioterapeutas es un colectivo discriminado con respecto a otras categorías del SAS: "Se trata de una plantilla infradotada tanto en recursos humanos como medios técnicos y formativos, lo que repercute directamente en la atención ofrecida a la ciudadanía". Por ello, defienden que es necesario "un nuevo modelo de atención, a nivel organizativo y asistencial, que permita aprovechar todo el potencial de los profesionales de la fisioterapia, los cuales pueden y deben desempeñar un papel decisivo en la atención de las personas dependientes o con problemas de salud crónicos".

Actualmente, expone este sindicato, la plantilla de fisioterapeutas en el SAS es de 1.003 profesionales en el primer trimestre de 2022, lo que se traduce en un solo fisioterapeuta para atender a 8.500 personas. Un dato aún muy alejado de la recomendación de la OMS de contar con uno de estos profesionales por cada 1.000 habitantes.

Si bien es cierto que en los últimos años se ha incrementado la plantilla en Andalucía, reconoce SATSE, -pues en 2018 apena superaban los 800 efectivos-, "continúa siendo una situación deficitaria y existen, además, grandes diferencias entre las distintas provincias andaluzas.

Málaga es la segunda provincia con más profesionales, un total de 183 -uno por cada 9.800 habitantes-. Por delante tan solo se sitúa Sevilla, con 186 fisioterapeutas. Por lo demás, Almería cuenta con 152; Granada con 138; Cádiz con 134; Jaén con 77; Córdoba con 68 y Huelva con 65.

Ante estas cifras, SATSE considera que "no solo es suficiente un incremento de dicha plantilla, y así lo ha manifestado por escrito a la Administración, sino que hay que acordar una serie de mejoras para el conjunto de esta profesión como la puesta en marcha de las Consultas de Acogida a través de la Escuela Andaluza de Salud Pública, instaurando protocolos de actuación para los fisioterapeutas, lo cual mejoraría la accesibilidad de los ciudadanos".

Asimismo, la organización sindical defiende que es fundamental que los fisioterapeutas reciban una formación específica para atender directamente a los pacientes que entran dentro de sus competencias profesionales y descargar en gran medida las consultas de medicina de familia, sobre todo en los periodos de alta frecuentación de usuarios, evitando la petición de citas innecesarias, así como una mejora de las infraestructuras donde atienden a los pacientes.

Del mismo modo, SATSE considera indispensable integrar a los fisioterapeutas en los equipos de trabajo interdisciplinares y adscribirlos orgánicamente a las Unidades de Gestión Clínica, donde desempeñan su labor asistencial, así como instaurar la figura del fisioterapeuta en las Ucis, ya que este colectivo ha demostrado la importancia de su labor durante la pandemia en la gestión de los cuidados a pacientes Covid. Articular los mecanismos para implementar la preinscripción en los fisioterapeutas y recuperar la cartera de servicios, son otras de las reivindicaciones demandadas por SATSE.

Por todo ello, el sindicato cree preciso que la Administración andaluza acceda a la petición de SATSE y convoque una mesa de negociación para abordar y llegar a puntos de acuerdos que mejoren y pongan en valor la labor y la profesión de los fisioterapeutas en Andalucía.