El presidente de la Junta, Juanma Moreno, se comprometió ayer a que la figura de Manuel José García Caparrós, el joven malagueño asesinado el 4 de diciembre de 1977 en una manifestación que reclamaba la autonomía de Andalucía, tendrá «un lugar destacado en la memoria» andaluza. Moreno se reunió en el Palacio de San Telmo con las hermanas de García Caparrós, Purificación, Dolores y Francisca, y les dijo que para el Gobierno andaluz las ideas de la Justicia, la dignidad humana y el reconocimiento de todas las víctimas de la libertad y defensa de Andalucía «forman parte de su ADN», por lo que se compromete a actuar «para que la figura de García Caparrós» tenga un lugar destacado. Por su parte, Purificación García Caparrós mostró su «satisfacción» por la reunión y aseguró que Moreno se ha comprometido con la familia a «ayudarnos en todo lo que pueda».