La tarjeta de la red de consorcios metropolitanos ha superado por primera vez desde hace más de dos años y medio los niveles de demanda previos a la pandemia. En el pasado mes de noviembre se contabilizaron más de 7 millones de desplazamientos, un 9% más que en el mismo mes de 2019 y un 29,9 % más que en 2021.

Pese a la progresiva mejoría del transporte público a lo largo de 2022, aún no se habían contabilizado datos mensuales «mejores que antes de la irrupción del Covid-19», según explicó la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda a través de un escrito público.

De enero a noviembre han utilizado la tarjeta del Consorcio 61,6 millones de viajeros, con una mejoría del 44,3% con respecto al año pasado, pero aún lejos, un 9,7% inferior, a los parámetros de 2019. De hecho, ese año se cerraba con una cifra récord de 74,3 millones de desplazamientos.

La consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, Marifrán Carazo, ha asociado las buenas cifras de noviembre en la mejoría progresiva que, desde los primeros meses de 2022, ha experimentado el transporte público, gracias principalmente a medidas como la Tarjeta Joven de Transporte, con la que se aplican descuentos a menores de 30 años, y la aplicación de bonificaciones en el transporte público, en virtud del Real Decreto-Ley 11/2022.

Asimismo, se corresponde con una vuelta más completa a la actividad, con una menor incidencia del teletrabajo. «El esfuerzo por el fomento del transporte público ha dado sus frutos», alega, «y ahora sólo queda seguir trabajando en esa línea», ya que cada viajero que se gana es «un vehículo privado que ya no circula».