Parlamento andaluz

PP y Vox rechazan en el Parlamento tramitar la ley para crear la tasa turística

Los populares argumentan, ante la iniciativa de Adelante Andalucía, que «no somos de imponer» y que los primeros destinatarios serían los 3,4 millones de turistas de la región

José Ignacio García, portavoz de Adelante Andalucía.

José Ignacio García, portavoz de Adelante Andalucía. / JOAQUÍN CORCHERO (EP)

EP

El pleno del Parlamento de Andalucía rechazó este miércoles, con los votos del PP-A y Vox, tomar en consideración para su tramitación en la Cámara la proposición de Ley para la creación del impuesto de estancias turísticas de Andalucía, una iniciativa que había presentado el Grupo Mixto-Adelante Andalucía.

La iniciativa contó con los votos favorables del grupo proponente -cuyo portavoz, José Ignacio García, fue el encargado de defenderla en el pleno-, socialista y Por Andalucía, es decir, los grupos que conforman la izquierda parlamentaria, y recibió el rechazo del PP y Vox.

La iniciativa legal llegó a su debate al pleno sin un posicionamiento, un criterio favorable o contrario del Consejo de Gobierno, aun cuando el propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, respondió en mayo en el pleno al portavoz de Adelante Andalucía, José Ignacio García, que la Administración andaluza era reacia a hacerlo con el argumento de que «no somos de imponer», además de esgrimir que los primeros destinatarios de esa tasa serían los 3,4 millones de andaluces que hacen turismo regional.

En estos momentos hay una negociación a tres bandas que el Gobierno andaluz ha emprendido, de la mano de la Consejería de Turismo, con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). El 28 de mayo acordaron poner en marcha un Observatorio de Sostenibilidad Turística Local para evaluar el tema.

La tasa turística que proponía implantar Adelante Andalucía oscilaba entre el euro al día para los hoteles y hoteles-apartamentos de una estrella hasta los cinco euros para los establecimientos de cinco estrellas y los cruceros.

En el caso de los apartamientos turísticos la tasa sería de tres euros/día, mientras que los usuarios de hostales, pensiones y albergues deberían abonar 0,75 euros al día.

La previsión de ingresos para la Junta de Andalucía que ha calculado este partido era de 220 millones, una cifra que José Ignacio García contrastó ayer en el pleno con la previsión de recaudación de la Junta de Andalucía de 140 millones del canon del agua.

Adelante Andalucía identificaba como los obligados tributarios por este impuesto turístico a «todas las personas físicas que llevan a cabo una estancia en los establecimientos turísticos a los que se refiere el artículo 5.1 de la presente ley» y declaraba exentos de este impuesto por estancia turística a «las personas menores de 16 años», así como «las estancias que se realicen por causas de fuerza mayor», y, específicamente, las que sean por «motivos de salud, y también las de las personas que la acompañen» cuando justifiquen «la necesidad de recibir prestaciones de atención sanitaria» de la sanidad andaluza.

En el turno de los grupos, el diputado del PP-A Francisco Javier Oblaré replicó a los representantes de Adelante que el Gobierno de Juanma Moreno «no ha venido a imponerle impuestos a los andaluces», sino «a bajárselos», y les afeó que quieran «cobrar un impuesto a los andaluces por viajar en su propia tierra» a través de la llamada tasa turística. Además, aseveró que «el 86% de los andaluces está en contra de poner un impuesto» al turismo.

Por su parte, la parlamentaria del PSOE-A Isabel Aguilera abogó por permitir la toma en consideración de esta iniciativa para hacer «aportaciones» a la misma durante su tramitación, desde la premisa de que hay aspectos de la ley de Adelante que se «diferencian» del modelo que plantean los socialistas.

No obstante, apuntó que el PSOE-A «también entiende que hay que afrontar efectos negativos» vinculados al «turismo masivo», que «puede causar mucho daño» tanto en infraestructuras como en el medio ambiente y, «sobre todo, en la calidad de vida de los andaluces».

En representación de Vox, su diputado Antonio Sevilla subrayó que su grupo se opone «a la creación de cualquier tasa que pueda convertirse en un impuesto oculto que pueda provocar un atraso o un argumento en contra para el principal motor económico» de Andalucía.

Finalmente, la portavoz adjunta de Por Andalucía, Esperanza Gómez, consideró que la normativa impulsada por Adelante «necesitaría algunos cambios de calado» si se tramita en el Parlamento, algo que apoyó.

El PP aprueba en solitario la ley del Consultivo andaluz que excluye a Chaves y Griñán

(EFE) El Parlamento andaluz aprobó con los únicos votos del PP la reforma del Consejo Consultivo, que finalmente no tuvo el apoyo del PSOE, porque los populares han dejado fuera un apartado que permitiría a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán pedir un sillón si sus condenas por los ERE son anuladas por el Constitucional.

Entre otras medidas, la reforma del Consejo Consultivo garantiza a los expresidentes de la Junta de Andalucía un puesto en este órgano a tiempo completo y con dedicación exclusiva hasta los 75 años, por el que percibirán un salario de más de 80.000 euros anuales.

Además, la propuesta contenía una disposición adicional -que es la que se ha retirado del texto- que permitía a los expresidentes mayores de 75 años pedir su entrada como consejeros durante cinco años, algo que hubiera dejado abierta la posibilidad de que Chaves y Griñán lo pidieran si se les exoneraba de sus condenas.

Cuando se hizo la proposición, como expresidentes menores de 75 años solo estaba Susana Díaz y en un futuro, en su caso, Juanma Moreno. La excepción para los mayores se podía aplicar durante cinco años a Rafael Escuredo y José Rodríguez de la Borbolla, si lo solicitaban, ya que Chaves y Griñán estaban condenados e inhabilitados. Sin embargo, la previsible anulación de las condenas a los dos expresidentes por parte del TC les abría la puerta también.