El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ha sacado a concurso la concesión de la gestión de la Cueva de la Victoria para hacerla visitable.

"El objetivo es abrirla al público, de forma eficiente y adecuada dada su importancia científica y patrimonial, y dotarla de un correcto nivel de calidad en la prestación de los servicios, para reforzar una de las principales joyas del municipio junto a la Cueva del Tesoro", explica el concejal de Turismo, Antonio José Martín.

El alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado, ha destacado "la importancia histórica, patrimonial y monumental de esta cavidad funeraria del Neolítico enclavada en un entorno privilegiado como es el Parque Arqueológico".

La empresa adjudicataria de la concesión demanial de uso de la Cueva de la Victoria se encargará de las visitas guiadas del yacimiento prehistórico de Rincón de la Victoria.

A cambio, el Consistorio ha establecido un canon mínimo del 7% del importe de las entradas vendidas en cada ejercicio, por un periodo de cinco años, prorrogable otros dos.

La adjudicataria deberá abrir la instalación al público de modo permanente y continuado, conservarla y mantenerla en perfecto estado de funcionamiento, limpieza y salubridad, durante todo el plazo de la concesión. La entrada para acceder y visitar la Cueva de la Victoria se obtendrá mediante el sistema de reserva previa e irá acompañado de un guía.

El anuncio de licitación del contrato está publicado en el perfil del contratante de la página web del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria. La presentación de ofertas permanece abierta hasta el 21 de abril a las 15.00 horas.

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria adquirió la propiedad de los terrenos donde se encuentra enclavada La Cueva de la Victoria en el Parque Arqueológico como bien de dominio público adscrito al uso público.

Actualmente, se puede visitar la gruta de forma virtual a través de la web: https://www.turismoenrincon.es/cueva-de-la-victoria/

La Cueva de la Victoria

La Cueva de la Victoria se encuentra a pocos metros de la Cueva del Tesoro en un entorno de alto valor histórico, pues durante milenios ha sido escenario en el que han convivido antiguos moradores y por donde han transitado diferentes culturas.

Se trata de una concurrida cavidad funeraria del Neolítico en la que hace unos 13.000 años se plasmaron las siluetas de varios individuos en una de sus galerías. Cada uno de ellos se posiciona de una forma diferente frente al otro en representación de los vivos, pues en el centro de aquella galería se situaban los restos de aquellos que fallecían.

La tipología antropomorfa es la más numerosa del conjunto de pinturas con 67 individuos representados. La mayoría de las figuras humanas se basan en un esquema simple que representa el tronco y las extremidades superiores.

Lo más llamativo y peculiar de este conjunto de motivos temáticos es la tonalidad que presentan. Se trata de un color que originalmente debió ser casi blanco, aunque en la actualidad ha virado a un tono más amarillo.

Los vestigios encontrados en La Victoria van mucho más allá de las pinturas ya que en ella se han encontrado numerosas piezas que se exhiben actualmente en el Museo Arqueológico Nacional como uno de los principales referentes neolíticos de la península.