El Ayuntamiento de Torrox ha recepcionado el parking de la Almedina sin abonar ni uno solo de los 30 millones de euros que la empresa adjudicataria le reclamaba en concepto de pérdidas, tras el acuerdo de resolución del contrato de la concesión de obra pública y explotación aprobado por el pleno de la corporación el pasado mes de septiembre.

La intención del Consistorio es volver a ponerlo en funcionamiento una vez arreglada el más de centenar de deficiencias encontradas por los técnicos municipales sin que ello suponga renunciar a su derecho a reclamar a la concesionaria los gastos que conlleven las reparaciones y que aún están por cuantificar, según informó ayer el alcalde del municipio, Óscar Medina.

El regidor anunció que «es intención del Ayuntamiento no solo reparar las deficiencias, sino darle uso a la zona comercial. Hay que arreglar el edificio, el entorno, los accesos y dotar las oficinas de contenido donde podría ubicarse, por ejemplo, el SAE, el SEPE, el Patronato de Recaudación o dependencias municipales, y crear una nueva ordenanza de uso del parking con bonos para que a los vecinos les suponga más económico acceder a él. Todo ello en base a un estudio de viabilidad mejor planificado a la realidad, no como el inicial que estaba mal elaborado», explicó Óscar Medina.

Aunque en el momento de la entrega no se ha podido inspeccionar todas las instalaciones al carecer de suministro eléctrico, el acta de recepción enumera casi un centenar de deficiencias.

La edil de Contratación, Paula Moreno, detalló entre ellas humedades generalizadas, deterioro general de la carpintería y cubiertas, revestimientos o zonas tabicadas como la cafetería. «Ni siquiera existe un elemento de control en acceso en ninguna de las tres puertas de entrada. Un aspecto desolador tanto del interior como del exterior de un edificio cercano al casco urbano de Torrox que supuso un inversión de casi 8 millones de euros», dijo Paula Moreno.

«Estamos ante una ruina más para este Ayuntamiento que nos han dejado los anteriores gobiernos, como el caso Barragán o la plaza de la Constitución, pero no por ello vamos a dejar de defender los intereses de los ciudadanos», declaró la edil.

Concejal también de Hacienda, Paula Moreno insistió en la negativa a aceptar un acuerdo con la empresa de 5 millones de euros que, sin embargo, los grupos mayoritarios de la oposición proponen aceptar. «Con ese dinero podemos hacer el tanatorio, el campo de fútbol de El Morche y nos sobraría. Lo fácil es tirar con pólvora ajena, pero tenemos que ser buenos gestores del dinero público. Aceptar sin más esta propuesta, como pide la oposición, hubiera supuesto estrangular la economía municipal y no poder hacer ninguna de las numerosas cosas que se han arreglado por todo el municipio», añadió.

El aparcamiento en la plaza de la Almedina de Torrox, adjudicado mediante procedimiento negociado y por un periodo de 40 años a la UTE integrada por Ecsa, Trigener y Fodecs en el año 2006, permanece abandonado desde enero de 2020 por la concesionaria, que decidió dejar de prestar el servicio de forma unilateral a principios de año, alegando pérdidas de más de 30 millones de euros desde su entrada en funcionamiento en 2008, lo que llevó al Consistorio a imponerle una multa diaria de 1.000 euros.