La Fiscalía malagueña ha retirado la acusación que pesaba contra el alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno Ferrer, de prevaricación y contra los derechos cívicos por no celebrar un pleno extraordinario solicitado por el PP.

Durante la vista oral del juicio, que ha quedado visto para sentencia este jueves, el fiscal ha retirado la acusación al entender que no existe prueba de cargo para mantener su escrito de acusación.

Por su parte, la acusación particular también ha retirado uno de los delitos, contra los derechos cívicos, aunque ha mantenido la prevaricación y pide que sea condenado a quince años de inhabilitación para empleo o cargo público.

El regidor declaró el pasado lunes que no tuvo intención de no celebrar el pleno y que actuó conforme a los informes jurídicos emitidos por el secretario municipal, la dirección general del Ayuntamiento de Vélez-Málaga y el Consejo Consultivo de Andalucía.

"Nunca se me ha pasado por la cabeza no celebrarlo, otra cosa es cómo celebrarlo", argumentó ante el Tribunal, al tiempo que dijo que siempre ha celebrado los plenos con los informes jurídicos pertinentes "no de forma arbitraria".

Los hechos por lo que ha sido juzgado el alcalde se remontan al 30 de diciembre de 2016, cuando los entonces concejales del grupo municipal del PP presentaron una solicitud para un pleno extraordinario en el que pretendían debatir ocho puntos.

El 23 de enero de 2017 se celebró pleno extraordinario sólo con el punto octavo propuesto y cuatro días después el secretario cursó una convocatoria de sesión extraordinaria al resto de los puntos porque entendía que estaban subsanadas las incidencias.

El regidor argumentó que no tenía intención de que no se debatieran esos puntos y que dejó en suspenso la convocatoria hasta recibir informes de la Dirección General del Ayuntamiento y del Consejo Consultivo.