Los agentes de la Udyco de Vélez-Málaga dieron el alto al conductor de una furgoneta de mudanzas en la A-7206, vía de incorporación a A-7. El hombre se identificó como trabajador de una empresa de transportes de Sevilla. Venía de cargar unos bultos de un trastero en Marbella y la mercancía tenía que ser entregada en Roma (Italia). Al inspeccionar el vehículo, el hombre abrió el habitáculo de carga y los agentes detectaron un leve olor a marihuana que procedía de unas cajas sospechosas que había bajo unos edredones y junto a unos muebles y otros enseres. Al abrirlas descubrieron numerosos envoltorios de plástico con cogollos envasados al vacío.

Los agentes intervinieron el vehículo y lo trasladaron a dependencias policiales para realizar una inspección ocular más exhaustiva que reveló que la furgoneta trasladaba media docena de cajas de cartón con un total de 24 kilogramos de marihuana envasados en bolsas de plástico transparentes con diferentes logotipos. Uno de los paquetes llevaba un dispositivo GPS para controlar el envío de la droga.

Las gestiones de los investigadores permitieron descartar la responsabilidad en la trama del conductor, centrando las pesquisas en los trasteros donde fueron recogidas la mercancía, en el polígono industrial la Ermita de Marbella. Las pesquisas condujeron a identificar a la persona que tendría acceso a los mismos, una mujer de 30 años y origen colombiano que fue detenida por su presunta implicación en un delito contra la salud pública.