La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ratificó ayer su confianza en los funcionarios y en la ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental para la evaluación ambiental de un proyecto urbanístico en Nerja del que dijo: «Todavía no ha entrado nada» en la Delegación Provincial.

Crespo respondió a una pregunta del portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, Rodrigo Sánchez Haro, para conocer la posición de la Consejería ante un proyecto que «preocupa» a los socialistas por su dimensión y la afección que pueda tener en el paraje natural colindante de Maro-Cerro Gordo.

La consejera recordó que la competencia de la Junta en estos asuntos es informar ambientalmente, «no damos ni autorizamos ni dejamos de autorizar», sino que se acoge a la evaluación de los funcionarios en el marco de la ley. «Son los técnicos los que tendrán que evaluar lo que diga la ley», dijo.

Por su parte, el portavoz parlamentario socialista recriminó la «falta de preocupación» de la Consejería en este asunto: «Parecía que el tiempo de los macroproyectos habían pasado en Andalucía». El proyecto, detalló, reúne campos de golf, hoteles de lujo, más de 600 viviendas y zonas comerciales; por lo que alertó de la masificación que puede generar, en una zona colindante con el paraje Maro-Cerro Gordo, «uno de los pocos enclaves que quedan en el Mediterráneo natural con valores tremendos, tanto bajo el agua como encima del agua en el monte que lo rodea», dijo Sánchez Haro.