La Policía Nacional ha desarticulado en Vélez-Málaga uno de los puntos de venta de cocaína más activos detectados en la Axarquía en los últimos tiempos. La operación suma ocho personas detenidas por su presunta responsabilidad en los delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y pertenencia a grupo criminal. La media docena de registros domiciliaros ha permitido intervenir 263 gramos de cocaína, 590 de sustancia de corte y otros 140 gramos de hachís, además de un revólver, 41 cartuchos, 11.965 euros, cinco balanzas de precisión, dos automóviles y otras tantas motocicletas.

La operación Romero, liderada por agentes adscritos a la Udyco de la Comisaría de Vélez-Málaga, se inició a raíz de unas informaciones que apuntaban a la presencia en la localidad de un hombre que se dedicaría a la venta de droga por el procedimiento de telecoca, utilizando una motocicleta tipo scooter en sus desplazamientos para surtir de la sustancia a sus clientes.

Los agentes confirmaron con varias actas de aprehensión de droga entre los compradores no solo la actividad ilícita por este sistema, sino también la venta al menudeo "de manera incesante desde el domicilio del principal investigado", un español de 56 años que contaba con la ayuda en la distribución y en la preparación de las dosis por su pareja, mujer marroquí de 47 que convivía con él.

Según la investigación, las operaciones diarias de venta de cocaína superaban la treintena, produciéndose varias de ellas a escasos metros de la puerta de un colegio de la localidad veleña mientras el investigado se encontraba a bordo de una motocicleta. Antes de desmantelar el punto de venta, los agentes centraron sus esfuerzos en conocer de dónde procedía la droga. Las pesquisas fructificaron con la identificación de un hombre de origen colombiano de 56 años que sería el encargado de suministrar la sustancia a la pareja. A los principales sospechosos se fueron sumando otras personas relacionadas con los hechos, que operaban desde distintos domicilios y lugares de actuación a lo largo de la zona oriental de la costa. La red tomó importantes medidas de vigilancia para evitar ser detectados por la policía. De hecho, el principal suministrador de la droga delegó sus funciones de reparto de cocaína en otros socios, entre los que se hallaban una pareja de origen colombiano asentada en Málaga capital y un vecino de Nerja, ha explicado la Comisaría Provincial.

En un control de Seguridad Ciudadana a la salida de la autovía, en Vélez-Málaga, los agentes interceptaron un vehículo en el que viajaba la pareja colombiana encargada de trasladar la droga hasta el domicilio del principal encartado, interviniendo 13 gramos de cocaína ocultos en un cepillo para el pelo. Ese mismo día, en un registro en el domicilio de estos últimos, en Málaga, los investigadores intervinieron 250 gramos de cocaína repartidos en distintos envoltorios y más de medio kilo de sustancia de corte.

Finamente, la operación Romero llegaba a su fase última de explotación, en la que se practicaron media docena de registros en domicilios, interviniéndose, además, 140 gramos de hachís, un revólver, 41 cartuchos, 11.965 euros en efectivo, cinco balanzas de precisión, dos coches, dos motocicletas y varios teléfonos móviles. De los hechos conoce el Juzgado de Instrucción 3 de Vélez-Málaga.