El festival aéreo Air Show de Torre del Mar ha resurgido de sus cenizas en 2021 cuál ave Fénix tras su cancelación en 2020 debido a la covid y ha presentado al ansioso público de este municipio de la costa unas 35 aeronaves. Este certamen, que celebra su quinta edición, ofreció este domingo «un amplio abanico de posibilidades» de la aviación, como naves deportivas, clásicas o militares, explicó el director del festival, Pablo González, que ha manifestado que las personas que acuden están interesadas en los aviones y no hay tantos turistas como en la pasada edición –hubo 300.000 visitantes; en ésta se calculan 230.000-. González relató que la celebración de esta edición es una «vuelta a la normalidad sin bajar la guardia», insistió en que es una programación «estrella» con algunos pilotos campeones en acrobacias y anunció que se ha alcanzado un «récord» en 2021 con las 35 aeronaves.

Esta quinta edición, que congregó desde primera hora de la mañana a multitud de visitantes en la costa del municipio, comenzó a las 11.30 para abrir boca con una exhibición de drones del Cuerpo Nacional de Policía y con la presencia de un helicóptero de este cuerpo, al que se agradeció la labor durante estos últimos duros años.

Bañistas siguiendo las evoluciones de las naves. Gregorio Marrero

La música clásica amenizaba la playa con la llegada de la aeronave Bucker, un biplano que tuvo su primer vuelo en 1934, perteneciente al Aeroclub de la Axarquía, mientras que el siguiente piloto de paramotor en aparecer –César Canudas- se quitó el mal sabor de boca de la última edición, en la que no pudo salir a causa del viento. Sin embargo, en un calurosísimo día de septiembre, todo parecía ideal para desarrollarse según lo previsto, como finalmente fue, sin cambios de última hora. La patrulla Garra fue la siguiente en hacer presencia, con dos aviones deportivos tremendamente silenciosos y modestos que provenían del Mar Menor (Murcia).

Superdecathlon, del Aeroclub de la Axarquía Bellanca, fue el primero en realizar acrobacias y dejar anonadados a los presentes, que se animaban a grabar las piruetas a través de sus teléfonos móviles a la vez que disfrutaban de los últimos retales del verano.

El colombiano Camilo Benito, campeón de España de vuelo acrobático en categoría Avanzado, dio también una exhibición de acrobacias a escasos kilómetros de donde se crio, en Marbella, mientras que otros como Jorge Macías o Juan Velarde realizaban peripecias como dar 10 vueltas de 360 grados a la aeronave en apenas 10 segundos.