El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha trasladado la necesidad de seguir trabajando en un cambio de economía dirigida hacia las personas para que sea más sostenible, democrática y circular; «una economía que busque el impacto social y medioambiental pero también la rentabilidad, todo ello contando con la alianza de la administración, las instituciones y los agentes de mercado, para generar redes de colaboración».

Así lo afirmó durante la inauguración del Desayuno con Innovación y Emprendimiento social de La Noria celebrado ayer lunes en colaboración con el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria.

La actividad se desarrolló en el marco del nodo de innovación social de La Noria del Rincón de la Victoria presentado en julio, llamado El Arrecife Azul, primer nodo especializado en Economía Azul, desde donde la Diputación y el Ayuntamiento rinconero quieren impulsar iniciativas sociales y sostenibles a favor del entorno azul.

El evento ha ofrecido a los participantes herramientas para emprender socialmente en el medio rural, de la mano de mentores especializados en disciplinas como marketing o estudios de mercado, entre otras.

El presidente de la Diputación recordó que quieren «trasladar a las empresas, entidades sociales y personas emprendedoras de la Axarquía, la importancia de los recursos endógenos de la comarca, vinculados con las nuevas economías y enlazados con el territorio para generar oportunidades de futuro».

Salado animó a los participantes a aprovechar la jornada para trabajar en iniciativas de emprendimiento social del sector de la economía azul, ya que Naciones Unidas estima que el mercado de los recursos marinos y costeros se posicionará como la principal economía mundial gracias a la innovación y el emprendimiento, creando nuevos modelos de producción que incluye diversos aspectos como el turismo costero, actividades náuticas, servicios portuarios, energías renovables, robótica o biotecnologías azules, entre otras.