Este domingo, coincidiendo con la celebración del Belén Viviente de la barriada de Las Protegidas en la plaza de Andalucía, el alcalde de Nerja, José Alberto Armijo, la diputada provincial de Servicios Sociales, Lourdes Piña, la concejala de Tradiciones Populares, Elena Gálvez y la alcaldesa pedánea de la barriada, Eva García, han entregado al presidente de la asociación de vecinos, José Miguel Ortuño, y a las promotoras del Belén, Rocío y Noelia San Martín, una placa conmemorativa por la declaración de Fiesta de Singularidad Turística Provincial, que fue aprobada el pasado año por la Diputación de Málaga a petición del Pleno del Ayuntamiento de Nerja.

Al acto asistieron miembros de la corporación y el alcalde pedáneo de Río de la Miel y Cantarriján, Antonio López.

El regidor y la diputada han felicitado a la Asociación de Vecinos de las Protegidas por este importante reconocimiento. "Una distinción muy merecida que viene a reconocer el esfuerzo y el gran trabajo que realiza la asociación por la barriada. Es un orgullo ver a tantos vecinos y vecinas involucrarse con esta actividad navideña", ha subrayado el alcalde, quien ha reiterado su compromiso de seguir apoyando esta celebración para que siga consolidándose como un referente religioso/turístico y sea reconocida más allá de nuestra provincia.

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos, José Miguel Ortuño, ha agradecido el apoyo institucional del Ayuntamiento y la Diputación a través de las declaraciones como Fiesta de Interés Turístico Local y de Singularidad Turística Provincial. "Estos reconocimientos nos animan a seguir trabajando y mejorando el Belén Viviente en próximas ediciones".

Los visitantes disfrutaron de la recreación de tradicionales escenas, como el nacimiento de Jesús en el portal, un río con su puente, casas, granjas, y un mercado, con destacadas novedades como el horno de pan, en homenaje al centenario de la Panadería Ramírez, un pozo, la Anunciación y las armaduras de la Centuria Romana. Más de un centenar de vecinos de todas las edades, han dado vida a este Belén realizando tareas de la época, como labranza, carpintería, alfarería y lavandería, entre otros.