La Cueva de Nerja ha celebrado este 12 de enero sus 63 años de historia con un acto que ha reivindicado el papel de los cinco descubridores mareños, además de servir para rescatar el expediente para que la cavidad sea declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

A este aniversario han asistido el subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, las delegadas territoriales de Cultura y Turismo, respectivamente, Carmen Casero y Nuria Rodríguez, y el presidente de la Diputación, Francisco Salado, además del alcalde de Nerja, José Alberto Armijo, y del gerente de la Fundación Cueva de Nerja, José María Domínguez

Salas ha subrayado que la Cueva ubicada en Maro "es un referente andaluz". Ha recordado que desde su apertura como monumento hace más de seis décadas ha sido visitada por 18.500.000 personas. Al respecto ha recordado que después de superar en 2019 la barrera de 400.000 visitantes, la pandemia redujo esa cifra hasta 149.000 en 2020: "Pero en la senda de la recuperación casi se ha doblado ese número en 2021".

El subdelegado ha avanzado que ahora se trabaja en la apertura de una sala de realidad virtual para mostrar, entre otros aspectos y recursos, las pinturas rupestres de las Galerías Altas, que no son visitables y que constituyen un legado de primer orden para "conocer los orígenes de los primeros asentamientos" que poblaron Andalucía, como atestiguan los expertos del Instituto de Investigación de la Fundación Cueva de Nerja.