La Cueva de la Victoria abrirá al público a partir del próximo 25 de febrero. Así lo ha anunciado el alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado, quien ha anunciad que esta apertura supondrá un antes y un después para la ciudad, una experiencia única que permitirá recorrer vestigios con 30.000 años de antigüedad.

"Estamos ante un momento sin comparación para Rincón de la Victoria, por la importancia histórica, patrimonial y monumental de esta cavidad funeraria del Neolítico enclavada en un entorno privilegiado como es el Parque Arqueológico", manifestaba el regidor.

El alcalde ha explicado que los visitantes "podrán contemplar el arte rupestre de la Bahía de Málaga, más de cien motivos prehistóricos, y conocer todos los entresijos de su investigación científica. Estos recorridos científicos permitirán adentrarse, con equipos espeleológicos, en la hasta ahora cerrada Cueva de la Victoria".

"Recorreremos vestigios con 30.000 años de antigüedad del Arte Paleolítico Arcaico, pasaremos por el Arte Paleolítico Magdaleniense hasta llegar a los enterramientos Neolíticos o el Arte Esquemático más joven con apenas 6.500 y 4.500 años", añade.

Además, se convertirá en un atractivo único para Rincón de la Victoria que atraerá más público y que redundará en el turismo y la economía, y diferenciará aún más la ciudad como destino preferente.

Salado ha recordado que la apertura al público es posible gracias a la colaboración con la Delegación de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de Málaga y la empresa especializada en gestión cultural Ardalestur.

El concejal de Turismo y Cueva del Tesoro, Antonio José Martín, ha añadido que la cavidad abre por su importancia científica y patrimonial, garantizando la seguridad de los visitantes de la mano de guías expertos.

Las visitas espeleológicas a estos yacimientos se realizarán en grupos reducidos de diez personas. Serán visitas de unas dos horas, recibiendo explicaciones y contemplando todo tipo de vestigios paleolíticos y neolíticos. Se realizarán tres visitas diarias: los viernes, sábados y domingos: a las diez de la mañana, a las doce y media y a las cuatro de la tarde.

La divulgación científica de la Geología y la Prehistoria atesorada en las Cuevas del Cantal permitirá vivir una experiencia inolvidable y se trata de una actividad tipificada como de Turismo Espeleológico Activo.

En la web www.turismoenrincon.es aparecerá el calendario completo de días para los que se podrán hacer la reserva de forma online. De hecho, la cueva estará abierta durante todos los días de la Semana Blanca aprovechando los días de fiesta con motivo del Día de Andalucía.

Los precios para visitar la Cueva de la Victoria serán de 16,50 euros, precio general (mayor de 14 años y menor de 70 años); para grupos de diez personas: 13,75 euros (cada entrada); y precio infantil: 13,75 euros (hasta 14 años inclusive). Para los visitantes que acrediten su condición de empadronado en Rincón de la Victoria, el precio será también de 13,75 euros.

"Son precios muy competitivos para una experiencia de este tipo, donde podremos ver también la parte no visitable en la Cueva del Tesoro y donde los usuarios contarán con material y seguro de responsabilidad. Será una experiencia divulgativa y espeleológica de dos horas nunca antes vista en Rincón de la Victoria", ha explicado Martín.

Toda la información así como la venta de entradas estará disponible desde este viernes 18 de febrero en la web: turismoenrincon.es

La empresa, Ardalestur, se encargará de las visitas guiadas del yacimiento prehistórico de Rincón de la Victoria. Los guías de la experiencia, Pedro Cantalejo Espejo y Cristóbal Leal Valle, de la empresa Ardalestur, han explicado que "la visita comenzará en La Cueva del Tesoro, en la gran sala de la Virgen, para visitar entre otros, la pintura del Ciervo. De ahí se iniciará el camino hacía el Parque Arqueológico para introducirnos en la cavidad de la Victoria, con una bajada subterránea de 3 metros y dar paso a la sala del dorsel”.

Ardalestur tiene una dilatada experiencia en el sector. No en vano, en estos momentos se encarga de las visitas guiadas al Caminito del Rey, la Cueva Prehistórica de Ardales y el Castillo de la Peña de Ardales.

La dirección científica del proyecto ha estado a cargo de los arqueólogos Pedro Cantalejo y María del Mar Espejo. Responsable, ésta última, de las intervenciones que se han realizado previamente en el yacimiento para su preparación al público.

La Cueva de la Victoria

La Bahía de Málaga conserva en el acantilado del Cantal, una serie de grandes cavidades naturales que fueron refugio de los primeros grupos humanos durante más de cuarenta mil años. En total suman dos kilómetros de galerías que albergan pinturas y grabados del Paleolítico superior y Neolítico, así como un potente yacimiento arqueológico prehistórico.

Conocidas turísticamente desde mediados del siglo XX bajo la marca Cueva del Tesoro, en realidad son tres cavidades que forman parte de la Prehistoria desconocida de Málaga (cuevas del Higuerón, del Suizo y de la Victoria).

A pocos metros de la Cueva del Tesoro se encuentra la Cueva de la Victoria en un entorno de alto valor histórico, pues durante milenios ha sido escenario en el que han convivido antiguos moradores y por donde han transitado diferentes culturas.

La Cueva de la Victoria fue una concurrida cavidad funeraria del Neolítico. Hace unos 13.000 años se plasmaron las siluetas de varios individuos en una de sus galerías. Cada uno de ellos se posiciona de una forma diferente frente al otro en representación de los vivos, pues en el centro de aquella galería se situaban los restos de aquellos que fallecían.

La tipología antropomorfa es la más numerosa del conjunto de pinturas con 67 individuos representados. La mayoría de las figuras humanas se basan en un esquema simple que representa el tronco y las extremidades superiores.

Lo más llamativo y peculiar de este conjunto de motivos temáticos es la tonalidad que presentan. Se trata de un color que originalmente debió ser casi blanco, aunque en la actualidad ha virado a un tono más amarillo.

Los vestigios encontrados en La Victoria van mucho más allá de las pinturas. Numerosas piezas han sido recuperadas y hoy siguen expuestas en el Museo Arqueológico Nacional como uno de los principales referentes neolíticos de la península.