El Área Sanitaria Este de Málaga-Axarquía ha finalizado las obras de reforma y rehabilitación energética del Hospital La Axarquía, una actuación que ha permitido optimizar su rendimiento "consiguiendo la reducción del consumo energético y de las emisiones de CO2", según ha explicado el delegado territorial de Desarrollo Sostenible, José Antonio Víquez, en el acto de presentación de las obras, al que ha asistido el gerente del Área Sanitaria Este de Málaga-Axarquía, Miguel Moreno.

Víquez ha explicado que estas medidas van en la línea de la Junta de Andalucía de reducir un 41% de emisiones en los próximos años.

Las obras, que se han llevado a cabo en 2021, han supuesto una inversión de 1.519.627 euros y han contado con una parte de financiación procedente de fondos FEDER.

Hasta ahora el Hospital de la Axarquía conservaba gran parte de las instalaciones industriales originales desde su inauguración en julio de 1985, unas instalaciones con más de 35 años de antigüedad y que no habían sido renovadas en ningún momento, presentando un alto grado de obsolescencia que provocaba numerosas averías.

Entre estos aparatos se encontraban varios equipos de climatización que daban servicio a todo el edificio, incluyendo algunas zonas críticas del hospital como son los quirófanos y la UCI, que hacían necesario en muchas ocasiones recurrir al alquiler de equipos de climatización para suplir las deficiencias del centro, especialmente durante los meses de verano.

Las actuaciones de reforma y renovación, que han cambiado de forma radical el paisaje de los tejados y cubiertas del hospital de La Axarquía, han permitido dotas al centro de dos enfriadoras de 1.200 Kw/Frg, siete climatizadoras, bombas de secundario con caudal variable, siete lámparas led para quirófanos, el aislamiento de tuberías y climas, y contadores de energía, además de placas de energía fotovoltaica, un revestimiento de cubiertas con pintura reflectante para reducir la temperatura, y un software de gestión energética.

Este software de gestión energética, conocido como building management system (BMS) es un sistema informático que controla y automatiza los elementos mecánicos, eléctricos y tecnológicos del inmueble, en este caso los correspondientes a la climatización del edificio convirtiéndolo en un edificio inteligente.

El control y monitorización constante de las instalaciones electromecánicas del centro ha optimizado su rendimiento, permitiendo una reducción de más del 30% del consumo energético dedicado a la producción frigorífica, así como la reducción en más de 3% de los consumos energéticos internos, y una disminución de 141 toneladas al año en las emisiones de CO2.