El sector de subtropicales en la Axarquía constituye un importante motor socio-económico de la zona que ha mantenido una creciente expansión de su superficie y producción durante las últimas décadas. Más del 80% de los aguacates que se producen en Andalucía provienen de la provincia de Málaga y, en el caso del mango, el 90% de la superficie plantada en Andalucía se encuentra en Málaga. Concretamente en la zona de la Axarquía se concentra la mayoría de la producción de subtropicales de la provincia, lo que supone alrededor de 13.000 hectáreas.

La escasez de agua nos obliga a optimizar los recursos hídricos

No es nuevo para nosotros pero es una realidad: la falta de precipitaciones en los últimos años ha provocado que estemos en una situación crítica hasta situar al pantano de la Viñuela, nuestro principal proveedor de agua, al 16% de su capacidad. Esta situación no sólo supone la escasez de agua, también implica la creciente salinidad de pozos y suelos. Como agricultores, es nuestro deber procurar gestionar los recursos hídricos de la forma más eficiente posible, para ello es indispensable contar, por un lado, con un manejo eficiente y optimizado del cultivo, tanto del sistema de riego como de las prácticas agrícolas contando con el asesoramiento de un técnico de campo. Por otro lado, con sistemas de medición de necesidad hídrica como tensiómetros que nos indican cuando es indispensable regar y evitar las pérdidas por percolación. Y finalmente contrarrestar la salinidad midiendo el nivel de sales en agua y suelos y poniendo medidas para evitar perjudicar a los cultivos subtropicales. Estas pequeñas acciones ayudarán a gestionar de forma eficiente los recursos hídricos, pero no es la solución a la falta de agua. Para ello, el sector debe unirse y tener un proyecto común que represente a la totalidad de los regantes de la zona para dar solución a la escasez hídrica.

El encarecimiento de la energía y combustibles nos empuja al uso de la energía solar como alternativa sostenible

El coste del megavatio en España ha superado un record histórico en el año 2021 y durante el comienzo de 2022 no hay expectativas de bajada. El precio del combustible también está alcanzando máximos históricos: el gasóleo supera los 1,8 euros el litro y la gasolina roza los 2 euros el litro.

Las perspectivas no son muy halagüeñas, por eso muchos agricultores optan por ser autosuficientes energéticamente e instalan placas solares, aprovechando los más de 300 días de Sol que cuenta nuestra comarca. Una solución cada vez más demandada que permite un ahorro importante a la vez que independencia energética y para la que se puede solicitar líneas de ayudas interesantes.

El incremento del precio de las materias primas de los fertilizantes nos invita a realizar una fertilización de precisión para ahorrar en el abonado y evolucionar hacia soluciones orgánicas

Desde primeros de 2021 estamos viviendo una incesante subida de los precios y escasez de las materias primas usadas para los abonos de los campos. Esto ha provocado que algunos fertilizantes hayan duplicado y otros, incluso, triplicado su precio en el último año. 

Conocer los valores nutricionales del cultivo a lo largo de todo el ciclo no sólo te ayudará a mejorar y optimizar los rendimientos, sino que te permitirá ajustar el abonado a lo que realmente necesita la planta, con el consiguiente ahorro económico que supone. Además, esta situación resulta una oportunidad maravillosa para realizar el abonado con productos orgánicos, ya que la brecha de precio que había antes ahora es casi inexistente, situando el precio de un producto muy básico al de un producto mucho más técnico y con mejores resultados.

Los productos orgánicos funcionan muy bien tanto en cultivos ecológicos como en convencionales, ya que mejoran la estructura del suelo, promueven la colonización de microorganismos beneficiosos y los resultados se siguen viendo a largo plazo. Porque no es sólo una inversión en un momento puntual en la planta, como ocurre con los abonos químicos, también es una inversión en el suelo y su fertilidad.

El camino hacia la responsabilidad medioambiental

Otro de los retos que nos encontramos es la evolución hacia una agricultura sostenible y, sobre todo, respetuosa con el medioambiente. Este camino está incentivado por el Pacto Verde (o Green Deal) de la Unión Europea y por la tendencia de mercado. Con este Pacto la UE pretende, entre otros objetivos, reducir el uso de fitosanitarios en un 50%, el impacto de los fertilizantes en un 20% y aumentar la superficie ecológica en un 25%. La responsabilidad medioambiental no supone un desafío para los agricultores de subtropicales de la Axarquía, pues estamos concienciados de sus beneficios y motivados hacia el cambio. Donde será imprescindible la reducción de la huella hídrica, el uso de energías renovables, uso de productos residuo 0 y fertilizantes orgánicos. 

Para más información

Agrotrapiche S.L.

Calle Camino Viejo de Malaga, 0, 29700 Vélez-Málaga

Teléfono: 952 50 73 48

Email: info@agrotrapiche.com