Una de las tradiciones más arraigadas en Torrox es la de la celebración de la Fiesta de la Cruz, para la que los vecinos preparan altares y cruces engalanando las calles a lo largo de todo el municipio.

Este año se recupera esta costumbre tras el parón obligado por la pandemia del coronavirus y Torrox volverá a llenarse de alegría y colorido en plena primavera.

El alcalde del municipio, Óscar Medina, y el concejal de Fiestas y Tradiciones Populares, han animado a las asociaciones y colectivos a que retomen esta costumbre, indicando que todos aquellos altares y cruces que se inscriban tendrán una gratificación económica para premiar así su participación.

Así, podrán realizarse tanto cruces de flores como de estilo granadino, además de altares, que en este caso deben de tener un mínimo de dos metros de ancho y una altura mínima de once escalones.

Se realizará un recorrido oficial para visitar todas las cruces y altares que se hayan inscrito, agradeciendo a cada una su participación con 200 euros, si se trata de cruces --independientemente del estilo-- y con 300 euros para cada uno de los altares que reúnan los requisitos indicados.

Según han informado desde el Ayuntamiento en un comunicado, las asociaciones y colectivos que quieran participar en la Fiesta de la Cruz ya pueden inscribirse presencialmente en el Servicio de Atención a la Ciudadanía (SAC) o a través del teléfono 95258010.