Torrox recupera este año la fiesta de las Cruces de Mayo que se prolongarán durante tres días, gracias al avance de la vacunación masiva que ha propiciado que se vayan recuperando actividades, sin obviar que el virus sigue presente. Así lo ha anunciado el alcalde de Torrox, Óscar Medina, que invita a la fiesta con alegría pero con responsabilidad.

La fiesta comienza el lunes, 2 de mayo, con la escuela de Coros y Danzas de Lidia y Lucía, donde la cantera ofrecerá una exhibición del repertorio a partir de las doce del mediodía en la plaza Picasso.

El martes 3, Día de la Cruz, por la tarde se celebrará una visita institucional a los altares por el recorrido programado. No obstante, los altares estarán expuestos desde el día 2 hasta el 4 de mayo, lo que supone "un buen momento para conocer el municipio, ya que habrá cruces desde Rabitilla, por todo el casco histórico de Torrox y también en el paseo marítimo de El Morche, un recorrido que se podrá hacer también en el tren turístico" según explica el edil de Fiestas y Tradiciones Populares, Salvador Escudero.

Para fomentar la fiestas, el consistorio premia la participación con 300 euros a cada uno de los altares y 200 euros a las cruces, cualquiera que sea su estilo.

En este sentido, la concejala de Cultura y Patrimonio, María de los Ángeles Ruiz, ha explicado que los altares típicos torroxeños son altares de escalones impares engalanados, coronados por un crucifijo.

"Somos conscientes de la importancia de las fiestas, tanto desde el punto de vista turístico como cultural y por ello trabajamos conjuntamente para mantener vivas nuestras tradiciones", ha destacado el alcalde de Torrox, Óscar Medina.

El alcalde ha explicado que además de contemplar las cruces, el 3 de mayo, los visitantes podrán ver cómo los vecinos sacan lo mejor de sí mismos, y degustar los postres típicos, como arropía. "Sin duda también una oportunidad para descubrir rincones de nuestro municipio y especialmente de nuestro casco histórico, que es donde suelen concentrarse un mayor número".