Más de 18,5 millones de turistas desde su descubrimiento en 1959 han pasado por la Cueva de Nerja. Es un argumento más que significativo como para que el Ayuntamiento del municipio malagueño más oriental proclame este monumento natural con el título de «Embajador Turístico 2022».

El alcalde nerjeño y vicepresidente de la Fundación Cueva de Nerja, José Alberto Armijo, reconoció que con esta distinción se salda una deuda con uno de los principales motores turísticos no sólo de la comarca de la Axarquía o de la Costa del Sol en su conjunto, sino de toda la comunidad autónoma. Su labor diaria y continua a lo largo de los años, desde que fuese descubierta de manera casual por cinco jóvenes de Maro, así como el papel de sus trabajadores, fueron subrayados durante una alocución que fue seguida de manera presencial por más de 200 asistentes.

El subdelegado del Gobierno en Málaga y presidente de la Fundación de la Cueva, Javier Salas, abundó en lo que representa una cavidad natural que aspira ahora a convertirse en Patrimonio de la Humanidad, como también se encargó de recordar la nueva delegada territorial de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte, Gemma del Corral. Al acto institucional diseñado por el Consistorio nerjeño asistieron, junto a la vicepresidenta segunda de la Diputación, Natacha Rivas, representantes de todas las formaciones con representación plenaria, que participaron en las distintas entregas de reconocimientos y distinciones.

Fue muy emotiva la que tuvo como protagonista al empresario hostelero Lorenzo Reche, de origen almeriense y con establecimientos de restauración en el entorno de las localidades granadinas de Baza y Guadix. Al frente del restaurante de la Cueva de Nerja desde el año 1991, este emprendedor está también al frente del Hotel Al-Andalus, en las inmediaciones de la gruta situada junto al núcleo nerjeño de Maro.

Durante su alocución tuvo palabras de agradecimiento a su «esposa Petra», al igual que a sus hijos y el resto de trabajadores que hacen posible el día a día de las distintas empresas que forman parte de su grupo. Reche se formó fuera de España y durante décadas estuvo al frente de la escuela de hotelería que tenía su sede en el propio restaurante Cueva de Nerja, como recordaron los responsables del Ayuntamiento y de las asociaciones empresariales de la localidad y de la patronal hotelera Aehcos, también liderada en esta ocasión por su vicepresidente territorial, Damián Toboso.

Autoridades locales, provinciales y autonómicas posaron junto a los descubridores del monumento y al empresario Lorenzo Reche, también distinguido ayer. F. E.

Otro momento emocionante fue el que permitió tomar el escenario a tres de los cinco descubridores de la Cueva de Nerja, Francisco Navas y los hermanos Manuel y Miguel Muñoz Zorrilla, así como a familiares de José Luis Barbero y de José Torres. Con posterioridad, el regidor nerjeño le impuso al subdelegado de Gobierno en Málaga, el ya reseñado Javier Salas, el Escudo de Oro Turístico de Nerja, en presencia del gerente de la Fundación Cueva de Nerja, José María Domínguez.

También fueron distinguidas la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, representada por su presidente de honor, Manuel del Campo; la Universidad de Málaga, con el vicerrector de programación estratégica y desarrollo estatutario, Gaspar Garrote, como interlocutor; la Delegación de Turismo de la Junta, que tuvo a Gemma del Corral como protagonista en esta edición del Día del Turista de Nerja; y la Diputación de Málaga, con la también mencionada Natacha Rivas como interlocutora a la hora de recordar el papel turístico del monumento axárquico.