Varias vecinas fueron desalojadas ayer del salón de plenos del Ayuntamiento de Vélez-Málaga y agentes de la Policía Local impidieron que decenas de padres de alumnos del Colegio de Educación Infantil y Primaria Villar Palasí de la capital de la Axarquía accedieran al Consistorio para protestar por el traslado de sus hijos a diferentes centros que la Delegación de Educación estudia desde hace días ante la gravedad de las grietas que han aparecido en las instalaciones educativas.

Técnicos municipales detectaron la semana pasada que los testigos de una grietas que habían aparecido en el centro escolar, construido en 1973, habían cedido, por lo que la Delegación de Educación anunció que esta misma semana se repartirían los alumnos que no pudieran recibir sus clases en sus aulas habituales entre tres centros educativos de Vélez-Málaga.

El delegado de Educación, Miguel Briones, anunció que se mantendrían los servicios esenciales como los de comedor y el aula matinal para garantizar la escolarización de los niños y la conciliación de la vida laboral y familiar.

Para ello, incluso se organizaría un servicio de transporte escolar con el fin de facilitar el traslado de los alumnos a los centros que le sean asignados.

El problema es que tanto los técnicos municipales como los de la inspección de la Junta de Andalucía aún no han concluido el informe y los estudios necesarios para determinar la gravedad de los daños en la estructura de las instalaciones educativas, cuántos niños deben ser realojados en otros centros escolares, de qué aulas y por cuánto tiempo, lo que ha indignado a los padres de los alumnos del colegio Villar Palasí.

«Hoy esperamos tener listo ese informe que nos permita saber qué zonas no se pueden utilizar y qué otras sí se pueden mantener porque el colegio no está cerrado como tal y hay zonas que no están afectadas por estas grietas», según explicaron ayer fuentes de la Delegación de Educación a este diario.

«No todos los escolares van a tener que ser trasladados y si hay familias que necesitan llevar a sus niños al colegio Villar Palasí estos días para conciliar la vida familiar y laboral pueden hacerlo con seguridad porque hay zonas del centro que no están afectadas y los alumnos pueden ser atendidos con normalidad», afirmaron ayer fuentes de la Delegación de Salud.

La Junta de Andalucía insiste en que está organizando el traslado del material escolar y del mobiliario que sea necesario para que los alumnos puedan continuar sus clases en otros centros, «que tienen capacidad para acogerlos», pero no puede determinar cuántos niños y a qué colegio irán hasta que no cuenten con el informe definitivo de los expertos sobre el estado real de las instalaciones.

Los socios del equipo de gobierno de Vélez-Málaga (PSOE y GIPMTM) echaron ayer la culpa de la situación del colegio a la Junta de Andalucía.