Más de 500 alumnos de un colegio de Vélez-Málaga han sido reubicados en otros centros educativos del municipio por las grietas en la estructura del edificio, aunque los familiares aseguran que los desperfectos llevan casi diez años.

Según ha informado la Junta de Andalucía, han decidido cerrar el CEIP José Luis Villar Palasí tras una llamada de los técnicos del Ayuntamiento de Vélez-Málaga en la que se informó de "importantes" defectos estructurales en el pabellón principal del colegio, por lo que se ha declarado el cierre del centro educativo y los más de 550 alumnos han sido repartidos a otras escuelas situadas a varios kilómetros.

Desde la asociación de padres y madres (AMPA) del colegio aseguran que no ven la necesidad de cerrarlo ni desalojar algunos módulos del mismo, puesto que consideran que están en buenas condiciones porque hace más de diez años se hizo un pilotaje y consideran que, "salvo catástrofe natural", no es peligroso.

El coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, Toni Valero, ha señalado este lunes que esta situación se debe a la "negligencia" de la Consejería de Educación que, según asegura, conocía los daños estructurales que sufría este centro educativo desde hace años.

Reubicación

Según Valero, el realojo que ha llevado a cabo la Consejería de Educación ha sido "nefasta", puesto que muchos de los alumnos tienen que desplazarse varios kilómetros desde sus viviendas para acudir a clase y hay hermanos separados y reubicados en diferentes colegios.

El coordinador de Izquierda Unida ha asegurado que IU registrará esta semana una pregunta al pleno del Parlamento andaluz para conocer cómo es la gestión que ha realizado la consejería y solicitará al Gobierno que dé explicaciones sobre el mantenimiento del colegio.

"Vamos a pedir una reforma urgente de las instalaciones, porque no se puede demorar, la consejería no puede aprovechar este hecho para dejar al alumnado en otros centros reubicados durante meses", ha señalado Valero.

El coordinador de Izquierda Unida ha asegurado que también solicitarán una comisión de seguimiento en la que participen las familias afectadas para que conozcan cómo evolucionan las obras del centro educativo.

El delegado territorial de Educación de la Junta de Andalucía, Miguel Briones, reconoció en su día que el edificio es "de una antigüedad considerable" y que requiere la asistencia de quienes deben asumir las responsabilidades en materia de conservación y mantenimiento.

Asimismo, ha explicado que la reubicación se ha realizado sin incidencias garantizando la escolarización de todos los alumnos y han mantenido los servicios complementarios, como el aula matinal y el comedor.

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga han lamentado "el abandono de la Junta de Andalucía en los centros escolares" de la localidad.

Madres y padres del colegio se manifestaron el pasado lunes para protestar por el cierre del centro y pedir soluciones frente a las puertas del ayuntamiento, donde la policía intervino para desalojar a dos personas que entraron al salón de plenos y los agentes actuaron para impedir que los padres entraran al consistorio.